Abusos en niños: La escuela es el ámbito donde los chicos se animan a denunciarlos.

La escuela es el termómetro de la sociedad. Más en momentos de crisis como los que padece el país por estos días. En las aulas se genera muchas veces un espacio propicio para que salgan a la luz los problemas que se viven en las casas. Y puede ser el ámbito para que los chicos expresen situaciones de abuso que, en la mayoría de los casos, ocurren en el ámbito familiar.

Eso quedó en evidencia en los registros oficiales del Ministerio de Educación santafesino que revelaron que, de marzo a julio de este año, se denunciaron 75 casos de abuso sexual que tuvieron como víctimas a alumnos de escuelas de la Región VI, que abarca a Rosario, San Lorenzo y Villa Constitución. Es decir, unos tres por semana. Además, en la misma jurisdicción se abordaron 94 situaciones de violencia en el entorno familiar en lo que va del año.

Ante cada denuncia, Educación acciona un protocolo de trabajo que activa la intervención de equipos socioeducativos que siguen cada caso en particular, incluso en comunicación con la Subsecretaría de Derechos de Niñez, Adolescencia y Familia y el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Las cifras son similares a las del año pasado. En el período que va de marzo a diciembre de 2018 se denunciaron 148 casos de abuso sexual y 202 casos de violencia en el entorno familiar. Si las cifras se mantienen, a fin de 2019 el número de casos será similar al de 2018.

Computando las situaciones en las escuelas de toda la provincia, de marzo a julio inclusive del 2019 se denunciaron 241 casos de abuso sexual y unas 255 situaciones de violencia en el entorno familiar.

En tanto, el año pasado de marzo a diciembre en el total de las escuelas santafesinas se reportaron 422 casos de abuso sexual y se atendieron 408 casos de violencia en el entorno familiar.

El secretario de Gestión Territorial Educativa de la provincia, Federico Paggi, puso en relieve el trabajo de los equipos socioeducativos, que no sólo registran el trabajo sino que intervienen en cada caso de manera concreta. Y de los equipos ESI (Educación Sexual Integral), “que titularizamos este año y que fundamentalmente trabajan en la capacitación docente, pero que también colaboran en algunos casos y por su acción surgen nuevos relatos”, señaló a La Capital.

Asimismo, destacó que la escuela es una de las principales instituciones donde aparece “el habla y la escucha”, y es por eso que es ahí donde los chicos pueden encontrar espacio para expresar situaciones de abusos que, “en la mayoría de los casos, ocurren en el ámbito familiar”.

Fuente: La Capital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *