Argentina debe cumplir el acuerdo de la OIT sobre los derechos de los pueblos originarios.

Lo aseguró Daniel Mato, doctor en Ciencias Sociales, investigador principal del Conicet y director de la Iniciativa para la Erradicación del Racismo en la Educación Superior, quien mantuvo un encuentro con el pueblo nación Huarpe Pynkanta en un tautau (asamblea en círculo).

El director de la cátedra Unesco de la Untref, Daniel Mato, afirmó en San Luís que la Argentina “ratificó el convenio 169 de la OIT sobre los derechos de los pueblos originarios y ahora le toca cumplirlo”.

Mato aseguró que el respeto por los derechos de los pueblos originarios a la Interculturalidad “no es un problema de gobiernos neoliberales, sino de Estados con una historia colonial muy densa, que tenemos que revertir”.

Explicó que existen gobiernos no neoliberales en América latina que “han continuado los errores históricos de sus estados” y que los avances “han sido relativamente pocos”.

En un repaso de lo hecho por distintos gobiernos de América latina, recordó el de Lula Da Silva, en Brasil, que avanzó en la creación de 21 licenciaturas con fondos del Estado Federal para formar educadores en pueblos indígenas.

Con respecto al de Evo Morales, en Bolivia, dijo que se “ha avanzado un poco aunque con algunas contradicciones” ya que se creó la universidad Unibol Guaraní con la carrera de ingeniería en petróleo, con la que “los originarios no están de acuerdo”.

En el caso de Ecuador, apuntó que el gobierno de Rafael Correa cerró la Universidad Intercultural de las Nacionalidades de Pueblos Indígenas, Amawtay Wasi, y agregó que el gobierno de Nicolás Maduro, en Venezuela, “echó al rector de la Universidad del Cauca, cuando hizo unas “declaraciones críticas” de las políticas mineras del estado Venezolano.

Sobre la participación e iniciativa de los pueblos en los procesos de “descolonización”, indicó que son “imprescindibles”.

Por su parte el “Omta” (máxima autoridad huarpe), Roque Miguel Gil, armó que el encuentro fue una escucha atenta, ante la latente y directa “negación y discriminación que recibimos de la dirigencia política y diferentes personalidades en el diario vivir” que “repara y da esperanza de seguir luchando”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *