Ariel Umpiérrez: “Propuestas para superar la crisis de Seguridad”

La crisis abierta durante las últimas semanas en el área de Seguridad en la Provincia de Santa Fe, reclama serenar la polémica y recentrar la problemática, haciendo hincapié en que la prioridad es la lucha contra el delito y el crimen organizado. Por eso y con el debido respeto me permito sugerirle al Gobernador una serie de medidas urgentes.

En primer lugar me permitiría sugerirle que no se deje impresionar : para afrontar los problemas de seguridad que tiene la Provincia no hacen falta ni nuevas “reformas policiales”, ni más leyes, ni tampoco volver al debate entre “garantistas” y “mano dura”.

Siendo que todo es perfectible, la urgencia de la situación requiere no perder más tiempo ni energías en debates ni diagnósticos sobre lo que hay que hacer. Los profesionales ya saben lo que hay que hacer y cómo hacerlo: no hay que inventar el agua tibia.

Está demostrado que el éxito en la lucha contra el delito reside en 2 factores : 1) ocupar el territorio con todas las fuerzas disponibles buscando disuadir; y 2) poner todo el esfuerzo en las tareas de inteligencia. Después del atentado a las Torres Gemelas los países desarrollados reconfiguraron sus políticas de seguridad interior concentrándose en las tareas de inteligencia. Desplegaron todos los efectivos que tenían en patrullar calles y ocupar el territorio. Pero concentraron sus mejores esfuerzos en potenciar los recursos tecnológicos y capacidades humanas en las tareas de inteligencia para anticipar los delitos.

En segundo lugar le sugeriría que disuelva el Ministerio de Seguridad y pase todas sus funciones a una Secretaría. Hay que explicarle a la sociedad santafesina que, contrariamente a lo que se piensa, al crear un Ministerio de Seguridad lo que se está haciendo es jerarquizando la importancia del…. delito. Por eso en ningún país avanzado hay un “ministerio de seguridad”: esas funciones súper profesionales están bajo la órbita del Ministerio del Interior o de Justicia. También es apropiado reforzar el compromiso del Estado con las víctimas del delito y del crimen organizado.

En tercer lugar le diría que concentre todos sus esfuerzos en fortalecer el compromiso principalmente con los policías y efectivos de medio y bajo rango, los que están en la calle, a los que hay que brindarles beneficios que van más allá del aumento de sueldo y que generan un tipo de fidelidad indestructible: acceso a vivienda, a becas de estudio para sus hijos, a planes de retiro ventajosos… todos beneficios que nadie quiera perder dejándose tentar por la corrupción.

En cuarto lugar sugeriría que se esfuerce en bajar el nivel de conflictividad interna, evitando estigmatizar, denostar o cargar las culpas sobre tal o cual persona o sector: conducir es motivar y reunir fuerzas para lograr metas y objetivos, jamás dividir.

En quinto lugar sería aconsejable crear una Oficina de Comunicaciones con un/a profesional al frente, que será el único encargado de comunicar de manera moderna, empática, y casi ascética las novedades que surjan en materia de lucha contra el delito sin entrar en consideraciones políticas ni partidarias.

En sexto lugar le aconsejaría que debe transmitir serenidad y evitar “politizar” los problemas de la seguridad, sin vincularlos con supuestas (o reales) “operaciones”políticas: eso rebaja el nivel y desvirtúa cualquier esfuerzo por importante que sea.

Por eso es imperioso que tanto el Gobernador como los funcionarios del Área “se corran” de los debates televisivos sobre “seguridad” y eviten entrar en “polémicas de bar” sobre qué hacer y cómo hacerlo: que no entren en el juego de los medios de prensa que viven del sensacionalismo.

En ningún país desarrollado los temas de seguridad son materia de debate televisivo permanente potenciados por “opinólogos todólogos”. Los problemas de seguridad requieren serenidad, profesionalismo y confidencialidad, y los resultados solo se obtienen con perseverancia y continuidad en el tiempo. .

Finalmente le aconsejaría que busque jerarquizar el debate desarrollándolo en el único lugar apropiado para debatir sobre las políticas de seguridad que es en la Legislatura, frente a todos los bloques políticos, preferentemente a puertas cerradas, ante comisiones especializadas, y a cargo de las personas profesionalmente competentes. Así logrará mayores consensos políticos y respaldo a esa tarea. Ni en EEUU, ni en Alemania, ni en Francia, ni en Gran Bretaña, ni en Israel el Responsable de la lucha contra el delito es un personaje público que circula por los canales de TV hablando de todo y lanzando chicanas políticas.

One thought on “Ariel Umpiérrez: “Propuestas para superar la crisis de Seguridad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *