Bahía Blanca: Médica que reparte barbijos a chicos con cáncer dice que la Aduana retuvo envíos de Europa

La doctora Florencia Grosso, líder de “Barbijos Solidarios Bahía Blanca”,
reveló que dos donaciones provenientes de Alemania e Italia, se
encuentran retenidas en la Aduana desde hace más de un mes. La ONG
bahiense lleva barbijos a hospitales y fundaciones para chicos que
padecen cáncer.

Una ginecóloga de la ciudad bonaerense de Bahía Blanca que desde hace un año distribuye en forma solidaria barbijos para menores con leucemia y otras enfermedades denunció que desde diciembre pasado la Aduana le retuvo encomiendas con donaciones de más de 1.500 barbijos procedentes de Italia y Alemania.

Se trata de la doctora Florencia Grosso, autora de la iniciativa denominada “Barbijos Solidarios Bahía Blanca” y que nació a partir de un viaje que llevó a cabo al exterior donde vio barbijos con dibujos y colores con los que podían ser útiles para los más chicos.

“Hace un año que empecé a pedir a los viajeros, porque estos barbijos no se consiguen en la Argentina, la mayoría son de origen chino pero se pueden comprar por páginas de internet”, señaló hoy Grosso.

“Son descartables pero tienen una particularidad, son con dibujitos, tienen diferentes talles y un elástico que va detrás de la oreja pero acá lamentablemente no los conseguimos”, explicó la médica.

En ese sentido, Grosso afirmó: “Yo ésto lo empecé a hacer para los nenes de Bahía Blanca, para los hospitales Penna e Italiano, como así también para el Club de los Peladitos de Bahía Blanca y a los pacientes de Ayuda-Le, Ayuda al Leucémico”.

La mujer comentó a la prensa local que “nos expandimos y hemos llevado barbijos a Viedma, en Río Negro, a Mar del Plata y al Club de los Peladitos de la Capital Federal”.

“Desde el 3 de diciembre que tengo retenidas en la Aduana de Bahía Blanca y en el correo dos encomiendas de donaciones, una de Italia y otra de Alemania”, expresó.

“Aparentemente son 1.350 barbijos. La primera notificación la recibí el 3 de diciembre y fui tres veces al Correo Argentino como así también una vez a la Aduana”.

“La profesional relató que “primero me dijeron que como eran muchas unidades, había una sospecha de comercialización y que entonces había que tratarlo en Aduana Central, por lo que me dirigí ahí”.

Grosso dijo que son donaciones de “personas de Alemania e Italia que no conozco”, al tiempo que contó que a través de su página de Facebook “se ha viralizado todo ésto que vengo haciendo hace un año”.

Fuente: Agencia Télam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *