“Borren Facebook”: la campaña contra la red social por bloquear las publicaciones de noticias en Australia

“Boicot a Zuckerberg” y “Facebook tenemos que hablar” son otras de las tendencias por las medidas tomadas por el gigante de Internet en ese país.

La decisión de Facebook de retirar los contenidos de actualidad de su plataforma en Australia, de no permitir publicar o leer noticias en ese país, fue la respuesta de la red social a una legislación que obligaría a los gigantes tecnológicos a pagar por compartirlos. Pero ahora llegó la acción de los usuarios, que comenzaron una masiva campaña en las redes para quejarse de las medidas de la empresa fundada por Mark Zuckerberg y abandonar las plataformas.

“Borren Facebook”, “Boicot a Zuckerberg” y “Facebook Tenemos Que Hablar” son algunas de las tendencias de Twitter el jueves, un día más tarde del “apagón noticioso” en Australia. La medida se extiende por todo el mundo.

“Recuerden #BorrarFacebook como deberían haber hecho hace años cuando su información fue filtrada o esa vez un año más tarde cuando su información fue filtrada o esta vez más reciente cuando tu información fue filtrada. También cuando LEEN TUS MENSAJES SIN TU PERMISO”, escribió @SabreMc en un mensaje que sigue cosechando reacciones.

Otros usuarios, además, instaron también a dejar de usar WhatsApp e Instagram, que también son parte de la misma empresa. Y no faltaron los que hicieron chistes con “¿todavía usan Facebook?”.

El gobierno australiano condenó la decisión, que también impidió algunas comunicaciones del gobierno, como la difusión de mensajes sobre servicios de emergencias y algunas páginas comerciales.

// Encontrá lo detalles en las fotos que deschavaron a un marido infiel

Las plataformas digitales temen que la situación en Australia se vuelva un costoso precedente para otros países mientras los gobiernos renuevan las leyes para ponerse al día con el cambiante mundo digital.

Como resultado de la medida tomada por Facebook, las organizaciones de noticias australianas no podían publicar historias en su plataforma y las personas que intentaban compartir noticias existentes recibieron notificaciones que decían que no podían hacerlo.

“Esta publicación no se puede compartir’’, informaba un mensaje en Facebook. “En respuesta a la legislación del gobierno australiano, Facebook restringe la publicación de enlaces de noticias y todas las publicaciones de páginas de noticias en Australia. A nivel mundial, la publicación y el intercambio de enlaces de noticias de publicaciones australianas están restringidas’’, agrega. La legislación mencionada en el aviso, sin embargo, aún no fue promulgada.

Después de dos décadas de regulaciones que no les afectaron mucho, empresas tecnológicas como Google y Facebook están ahora sometidas a una mayor vigilancia por parte de los gobiernos.

En Australia, los reguladores hacen hincapié en el control de la publicidad en línea que tienen estas compañías y a su impacto en los medios de comunicación en dificultades.

Según el organismo de control de la competencia de Australia, por cada 100 dólares gastados en publicidad online, Google se lleva 53, Facebook 28 y el resto se reparte entre otros. Las acciones de la compañía de Zuckerberg cayeron un 1% en las primeras operaciones en la Bolsa de Nueva York en una señal de nerviosismo por la repentina escalada de tensiones.

“Las acciones de Facebook de retirar la amistad a Australia, cortando información esencial de servicios de salud y de emergencia han sido tan arrogantes como decepcionantes (…) No seremos intimidados por grandes empresas tecnológicas que intentan presionar a nuestro Parlamento”, criticó el primer ministro Scott Morrison en un comunicado publicado en su perfil de Facebook.

El mandatario recalcó que las acciones de Facebook, que eliminó momentáneamente las páginas en la red social de varios servicios de emergencia, “confirman la preocupación que un número creciente de países están expresando sobre el comportamiento de las grandes empresas tecnológicas que creen que son más grandes que los gobiernos y que las normas no les atañen”. “Puede que estén cambiando el mundo, pero eso no significa que lo gobiernen”, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *