Camino a las urnas del 2021: “Rompecabezas para armar – Parte I”

Estamos llegando al mes de agosto y empiezan a ser evidentes los movimientos y las incipientes estrategias de los partidos políticos para lograr posicionamiento de cara a las intermedias del año 2021. En caso de haber “PASO”, estas se estarían disputando dentro de un año, y como el tiempo pasa velozmente, aquellos que no empiecen a delinear sus intenciones de participar en este futuro inmediato pueden quedar fuera de carrera o al menos desfasados con el tiempo que se necesita para instalar un candidato, claro, si lo que se busca es competir con ciertas posibilidades de éxito.

Sergio Alcázar

Las dos ultimas elecciones (2017-2019) en la provincia fueron ganadas por Cambiemos o en su defecto por el Frente que integró, aunque se puede esgrimir una salvedad para esta nueva ocasión, el partido de Mauricio Macri era en esas dos oportunidades oficialismo y el peso de tener “la caja” jugó poderosamente a favor para que los resultados así se dieran.

El camino hacia las intermedias del 2021 se presenta lleno de interrogantes, de conjeturas y los rumores están a la orden del día. “Juntos por el Cambio” tras la derrota electoral de octubre ultimo, esta en una etapa de recomposición de fuerzas que lo lleva a definir o confirmar liderazgos y sobretodo atraviesa una etapa donde se hace necesario legitimar la figura de Mauricio Macri como “líder” de la fuerza.

Tanto Horacio Rodríguez Larreta como Patricia Bullrich  parecen haberse plantado en la vereda opuesta del ex presidente y de Marcos Peña. Las gestiones que llevan adelante hace un buen tiempo Emilio Monzó y Rogelio Frigerio  traslucen la intención de generar una alternativa dentro de Cambiemos, con otra impronta, mas amplia, aglutinadora y menos sectaria, donde se pretende incorporar a distintos actores de la política de la Argentina. Ha sido habitual en los últimos meses ver a los mencionados popes del espacio peregrinando a lo largo del país buscando “evangelizar” a distintos dirigentes con su nueva propuesta.

Recordemos que Pablo Javkin participó hace un tiempo de una reunión junto a Monzó y Frigerio y por estos días esta circulando en las redes una publicación que lo tiene al intendente de Rosario junto a Martín Lousteau y Horacio Larreta. Se trataría del puntapié inicial para el lanzamiento de un nuevo espacio provincial y nacional. Como solía decir el recordado “Pancho” Ibañez: “todo tiene que ver con todo”, y la temporada de campaña está visto que para algunos, “ya se largó”.

Todo movimiento que se ejecuta fuera del peronismo esta atado a la candidatura de Miguel Lifschitz a Senador Nacional. El ingeniero está en las antípodas de Macri pero quienes lo conocen advierten que tiene buen diálogo con Larreta y no sería descabellado pensar que el proyecto del “Frente Amplio” que pregona el ex gobernador lo tenga al Jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires como actor dentro de ese plan.

El boceto de espacio que pergeña Lifschitz, por ahora, es un rompecabezas al cual le faltan piezas, el radicalismo santafesino por ejemplo, que pide más protagonismo dentro de ese nuevo frente pero que sopesa también la necesidad de mantener los espacios de poder que dispone en la provincia – Jefes Comunales e Intendentes- que sin la compañía del Socialismo les seria muy difícil de retener en futuras contiendas electorales. El radicalismo está atado a sus necesidades por encima de sus ganas de ser actor principal de la creación de la nueva fuerza.

Cambiemos en Santa Fe, por su parte, sigue preso de sus internas y disyuntivas partidarias. Angelini, Roy López Molina y José Corral juegan sus cartas a futuro. Mientras el presidente del PRO tiende puentes con el oficialismo provincial para obtener “favores” que le permitan mantener su estructura territorial, ofrece a cambio “colaboración política” a futuro, conociendo el ADN del dirigente en cuestión, es algo muy improbable que el PJ sea correspondido.

Mientras tanto, Corral espera que aclare el panorama, está con ganas de “jugar” en alguna lista el año próximo aunque hoy las condiciones no estarían dadas para ello, en cambio el concejal rosarino sería de la partida, solo resta saber donde jugará, al respecto hay que tener en cuenta que últimamente ha estrechado vínculos con Javkin y  la irrupción de Larreta en Santa Fe le podría dar el marco necesario donde pueda participar con posibilidades, y como su postura es diametralmente contraria a Federico Angelini, todo cierra y “ha buen entendedor pocas palabras”.

Por el momento hay mucho ruido y pocas nueces para la política doméstica santafesina, lo único seguro es que el “famoso” frente electoral abarcativo que intenta generar Lifschitz es la piedra basal para su éxito político. El dirigente rosarino en caso de reconfirmar su participación pondrá en juego todo su poder, tanto es así que de ganar el año próximo se le allanará el camino para volver a la gobernación de la provincia, de lo contrario una derrota, lo sacaría de la cancha para cumplir ese objetivo. Lo que estará en juego es mucho y por esa razón cualquier estratagema que se plantee no admite error.

En el rompecabezas de ese armado que ronda por la cabeza de Lifschitz aun quedan algunas fichas sueltas que hay que ubicar: Bonfatti (Presidente del PS en Santa Fe), Fascendini, Barletta (gran impulsor para esta idea del frente amplio) y algún extrapartidario (ella) que se podría sumar para darle mayor contenido a la estructura, todo está por verse y dependerá de la capacidad de gestión que tenga el actual Presidente de la cámara de Diputados para que el desafío de construir esta ambiciosa estructura llegue a buen puerto.

El “Frente Progresista” y “Juntos por el Cambio” empezaron a mover las piezas en sus tableros, quizás el destino disponga que muchos de sus actores estén jugando con una misma camiseta,  siempre y cuando el  “Frente Amplio” deje de ser una entelequia para convertirse en una realidad. El año próximo se disputa parte del poder real en Santa Fe, algunos (Cambiemos) buscarán revalidar en las urnas los dos últimos triunfos obtenidos en la provincia y para otros (Socialismo) este comicio será como una gran “PASO” de cara a un pretendido premio mayor: las generales del 2023.

Los próximos capítulos de la saga en la provincia irán perfilando los espacios, por ahora resulta imprudente hacer conjeturas sobre el futuro, y más aún si miramos que el rompecabezas de la política santafesina todavía se encuentra bastante incompleto. Como dijo una vez la escritora Helen Keller: Solos podemos hacer tan poco; juntos podemos hacer mucho”, y por lo visto el futuro de toda estrategia política en Santa Fe va, inevitablemente, por ese camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *