Caso Franco Casco: La Justicia Federal envió a juicio oral y público a 14 policías por su muerte.

La Justicia Federal de Rosario envió a juicio oral y público (en fecha y Tribunal a confirmar) a 14 policías por desaparición forzada seguida de torturas y muerte de Franco Casco. Aún queda pendiente la situación procesal de dos odontólogos del Instituto Médico Legal (IML), la médica forense de la comisaría séptima y una vecino del barrio Agote por falso testimonio.

La decisión fue celebrada por la familia del joven bonaerense, quien fue visto por última vez la tarde del pasado 6 de octubre de 2014 mientras iba camino a la estación Rosario Norte para tomar un tren con destino a Florencio Varela. Sin embargo, tres semanas después su cadáver apareció flotando en las aguas del río Paraná.

Salvador Vera, abogado de la familia de Franco Casco, celebró en La Ocho la decisión del juez Carlos Vera Barros, al considerar que “es una decisión muy buscada y muy esperada por la familia puesto que la intervención fue muy dificultosa por parte de las autoridades policiales y parte del Poder Ejecutivo provincial respecto a las detención y desaparición de Franco”.

En síntesis, los policías Diego José Álvarez, Cecilia Ruth, Walter Eduardo Benítez, Elisabeth Contino y Fernando Sebastián Blanco que prestaban servicio en la seccional de barrio Agote será juzgados por desaparición forzada seguida de torturas y muerte.

“Alvarez (quien era el comisario del establecimiento en ese entonces) y Blanco fueron los que levantaron a Casco la noche del 6 en cercanías de la Estación de Trenes y participaron en la aplicación de tormentos, según lo que declararon los testigos”, indicó Vera, quien agregó que “el cuerpo no sólo estaba fondeado sino que la pericia al pantalón, que era la única vestimenta que llevaba puesta Franco, contenía un orificio de disparo de arma de fuego”.

Otros siete uniformados se sentarán en el banquillo como autores de desaparición forzada seguida de muerte. Entre ellos se encuentran Guillermo Hernán Gysel, Cintia Débroa Greiner, César Daniel Acosta, Rocío Guadalupe Hernández, Marcelo Alberto Guerrero, Enrique Gianola Rocha y Esteban Daniel Silva, quien fue sobreseído de la aplicación de tormentos.

Sin embargo, los jefes Aníbal Candia, Sergio Damián Pieroni y Carlos Albertos Ríos quedaron sobreseídos junto a otras nueve personas que habían sido imputadas en la causa.

Por último, los dos agentes de Asuntos Internos Pablo Andrés Siscaro y Daniel Augusto Escobar, quienes realizaron la investigación interna por orden del fiscal Apanowicz, serán acusados por encubrir los delitos en su calidad de funcionarios públicos.

Aún resta saber cuál será la situación procesal que afrontarán los odontólogos que le practicaron la autopsia a Casco en la morgue, al igual que la médica forense de la comisaría y un vecino de la zona, quienes colaboraron con la versión policial aquel entonces.

Fuente: La Capital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *