Caso Guenchul: Detuvieron a su expareja sospechada de ser instigadora del crimen.

Priscila D., de 32 años, expareja del personal trainer Marcos Guenchul, asesinado el pasado 23 de julio en Sucre y Mendoza, fue apresada hoy en el marco de la investigación que se lleva adelante por el crimen. Quedó detenida en su domicilio, porque hace pocos días fue madre.

Ayer, alrededor de las 23.30, una brigada de la División Homicidios de la exPolicía de Investigaciones (PDI) allanó la vivienda donde vive la mujer y procedió a su detención, por orden del fiscal Adrián Spelta, a cargo de la investigación del asesinato del entrenador del gimnasio Progress Fitness.

En el operativo se secuestró material informático que estaba en poder de la detenida -un celular LG color negro- y que fue remitido para ser sometido a un peritaje técnico. La intención es conocer el contenido de los mensajes que intercambió la mujer con su actual pareja y además constatar las llamadas que hizo los días previos al homicidio.

Guenchul fue asesinado tras ser interceptado en plena vía pública por un hombre que bajó de un auto y le disparó para luego darse a la fuga.

Guenchul fue asesinado tras ser interceptado en plena vía pública por un hombre que bajó de un auto y le disparó para luego darse a la fuga.

La mujer está en pareja con Caio S., de 31 años, uno de los dos imputados por el homicidio, quien fue apresado por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) en el aeropuerto de Ezeiza, cuando intentaba abordar un vuelo a Beirut, El Líbano, el pasado sábado 10 de agosto.

Posteriormente, el domingo 24 de noviembre, fue apresado Maximiliano P., de 38 años, quien fue sindicado como el autor material del disparo que terminó con la vida del profesor de gimnasia. En su poder se hallaron proyectiles del mismo calibre del arma con la que le dispararon a Guenchul.

Vale recordar que Priscila S. era la pareja de Caio S. cuando se produjo el crimen. Antes había sido novia de Guenchul, con quien tuvo una hija -Tiziana, de tres años-, a quien el entrenador no veía hacía ocho meses. La relación del personal y su ex era turbulenta, tanto que la mujer le puso una orden de restricción de acercamiento.

Fue clave para esclarecer el crimen un video de una cámara de seguridad de una vivienda ubicada en cercanías de donde fue ejecutado Guenchul. En las imágenes se ve un auto -un Peugeot 208- del que se baja un sujeto que acompaña al entrenador hasta la esquina de Mendoza y Sucre y se escuchan dos detonaciones de arma de fuego.

En el primer allanamiento realizado en la casa de Priscila D. se halló una carta escrita por la madre de la mujer y dirigida a su tío Oscar, en la que decía que su hija estaba muy triste y que haría cualquier cosa para “hacerlo desaparecer del mapa”. En la imputativa de Caio S. el fiscal Spelta aseguró que se refería a Guenchul.

Tras la detención de Maximiliano P., Spelta confirmó que había indicios de que Priscila D. habría tenido participación en el asesinato. “Ella de alguna manera es sospechosa o por lo menos se tiene alguna duda de como fue la participación de ella en todo esto”, aseguró el fiscal que tiene a su cargo las pesquisas del caso.

Fuente: La Capital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *