Central hizo su parte, le ganó a Tachira y se metió en cuartos de la Copa Sudamericana

El canalla había hecho el trabajo grueso en Venezuela la semana pasada, el empate en dos tantos lo dejaba en inmejorable posición para clasificar a la otra instancia de la Copa Sudamericana. Central esperó el partido de vuelta con toda la ilusión de asegurar el paso a cuartos.

El canalla manejó el partido, en el trámite fue quien impuso condiciones, el equipo de Kily nunca paso demasiados sobresaltos y supero a Táchira. Con un juego ordenado, prolijo, manejando la pelota con criterio y fue muy inteligente para evitar que el equipo venezolano tomara protagonismo. El planteo del entrenador auriazul fue el correcto y la victoria una consecuencia lógica de ello.

Central antes del buen gol de Vecchio siempre fue más, y convirtió en figura al arquero Varela, responsable de que el canalla no convirtiera más goles en esa primera etapa de pleno dominio del local. El equipo de González merodeo el gol y no ser por la estupenda noche del golero venezolano otra hubiera sido la cifra de diferencia en el tanteador.

Lo tuvo Martínez Dupuy y Varela evitó el grito canalla de manera increíble. Vecchio fue la usina del fútbol que necesitaba Central, El 10 local, manejo los tiempos de su equipo, supo cuando tenerla y cuando cederla a un compañero mejor ubicado. Y a los 42´ de esa primer etapa se animo a realizar un unipersonal, dejó rivales en el camino, enfrentó a Varela lo desairó con una gambeta para marcar un gol con aura de potrero. Golazo de Central, una obra de Vecchio que sentenciaba la historia. Central se fue al vestuario con la tranquilidad de tener la llave definida.

En el complemento fue Táchira quien salió a vender cara la derrota y se fue adelante, empujado por las urgencias, con la mira puesta en el arco de Juan Pablo Romero. Generó alguna incomodidad defensiva cuando el mediocampo canalla no lograba mantener el orden y Vecchio desaparecía del radar de la pelota.

Táchira solo complicó a Central cuando su ímpetu empujó al canalla contra su arco, pero fueron breves los momentos de zozobra como resultado de jugadas con pelota detenidas, el talón de Aquiles de la parte defensiva del canalla. Algo a corregir por el técnico sino quiere sufrir demasiado ante Bragantino en la próxima estación de la Copa

A los 85′ Táchira pudo haber empatado, pero el arquero Romero y un rebote en la espalda de un compañero evitaron la caída. Central ganó, hizo su parte y ya esta en los cuartos de final de la Sudamericana. La historia la escriben los que ganan y al menos esta noche el canalla escribió la suya y sueña con llegar muy lejos en esta aventura de Copa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *