Central un nuevo traspié que puso en jaque el futuro.

Central perdió merecidamente frente a Lanús, este viernes en la fortaleza granate, el equipo de Bauza fue una repetida mueca indolente dentro de un campo de juego. Un equipo que se parece más a una suma de voluntades que a un conjunto trabajado detrás de una idea.

En las últimas siete fechas no gano, agudizo su declive futbolístico, en cuentagotas aparece la rebeldía de un grupo que cada vez más hipoteca su futuro con el promedio y la permanencia.

El equipo arranco el cotejo tratando de establecer condiciones, la presión alta era la excusa de Bauza para obtener dividendos de la provocación de errores en la salida del rival.

Ortigoza era el eje por donde empezaba a construir juego, el sector izquierdo un terreno fértil por donde atacar, allí la movilidad de Allione y las permanentes trepadas del chileno Parot complicaban a la defensa granate.

Fue solo un espejismo que duro un instante, Lanús recupero la pelota, Belmonte impuso condiciones en la recuperación, Carrasco y Marcelino Moreno desequilibraban por las bandas para asistir a Lautaro Acosta y Sand que eran un dolor de cabeza permanente para la defensa.

Se jugaban 16 minutos de la primera etapa, construyeron una jugada por izquierda Pasquini y Moreno, desborde  y centro para la llegada de Belmonte que de anticipo venció a Ledesma para estampar el 1 a 0.

Ese gol termino de derrumbar el plan del canalla en el partido. Perdió la compostura, el orden, se hizo un equipo demasiado largo y Lanus por el lado de Moreno le empezó a generar muchísimas complicaciones.

Central se debatía en su propia inoperancia, y casi sin querer en el final de la etapa estuvo a tiro del empate cuando un cabezazo de Matías Caruzzo se fue cerca del palo derecho de Ibáñez. Hubiese sido inmerecido por lo poquito hecho por Central en esa etapa.

En el complemento el canalla realizo un cambio de Herrera por Allione, al menos esa variante le modifico la actitud, se adelantó en el campo de juego, Leonardo Gil y Camacho acompañaban a Herrera y Zampedri y dejaba en la cancha una mejor imagen.

Sobre los diez del segundo tiempo el partido se encendió, primero Ibáñez respondió ante un remate a quemarropa de Gil, la respuesta de Lanús no se hizo esperar, Ledesma respondió bien ante un remate de Moreno, acto seguido Pasquini probo desde afuera del área y su remate se fue cerca del parante derecho.

Central iba al frente por más por orgullo que por futbol. Camacho desperdicio una oportunidad y Herrera giro en el área para sacarse la marca de encima y su remate fue conjurado por el arquero granate.

Central atacaba y se exponía en cada contragolpe, Moreno encabezaba cada ataque y ponía en jaque a la defensa canalla.

Central mando a la cancha al colombiano Vergara y a Riaño por Camacho y Ortigoza, jugado y sin fichas se fue a buscar el empate. Rinaudo en un tiro libre pudo decretar la igualdad pero el remate se fue cerca.

Ya descompensado totalmente el canalla recibió el golpe de nocaut cuando José Sand definió con alma de goleador una pelota en el área contraria, dos a cero y cosa juzgada.

Solo hubo tiempo para el pitazo final, Central sumo una nueva frustración, una derrota que duele y condiciona, en lo futbolístico porque no aparece el juego de equipo y en los números porque deberá a acostumbrase a convivir nuevamente con la calculadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *