Central volvió a perder sobre el final y complica su futuro.

Rosario Central llegaba a este partido con San Lorenzo con necesitado de un buen resultado para cortar la racha de partidos sin victorias, con un técnico observado y en duda su continuidad. Demasiado condicionantes para un equipo que sufre los encuentros, porque nunca puede generar superioridad con el rival por su juego y que termina los cotejos padeciendo desde lo físico.

San Lorenzo llegaba a este partido con un panorama no muy diferente, con el equipo ultimo en la tabla de posiciones, con un entrenador al cual la victoria entre semana por la Copa Libertadores le otorgo algo de crédito y con enormes problemas por lesiones para armar el once titular.

El partido dio comienzo con Central tratando de imponer condiciones, con Rinaudo y Leonardo Gil como ejes de su juego. Esa sana intención enseguida naufrago en la impotencia de su fútbol, solo el despliegue de la mitad de la cancha le daba cierta preponderancia sobre San Lorenzo.

Pero al canalla todo le dura muy poco últimamente, el ciclón se reacomodo su línea media, empezó a ser determinante el colombiano Loaiza en la recuperación y distribución de la pelota y creció la visita.

El equipo de Ferrari tenia muy poco peso ofensivo, Herrera y Zampedri se debatían siempre en inferioridad numérica, Jorge Almiron pensó el partido con 5 defensores, eso le achico las posibilidades de movilidad a los delanteros acanallas, que casi siempre perdieron ante la firmeza defensivas de los contrarios.

Un primer tiempo carente de situaciones de gol, muy poco para el local, cada intento de ataque se diluyo al acercarse al arco de Torrico, muy poco para contar, solo un remate de media distancia de Loaiza que se fue por arriba del travesaño de Ledesma.

Fue el corolario de una etapa tan pobre en jugadas de riesgo frente a los arcos que le quito valor al interesante despliegue de los protagonistas dentro del campo de juego. Muchas veces la dinámica pierde su belleza en el fútbol ante la inoperancia de los jugadores para generar alternativas de gol.

El segundo tiempo lo encontró a San Lorenzo mejor predispuesto, se adelanto en el campo, Loaiza monopolizaba cada pelota que pasaba por el centro del campo y Castellani empezaba a tener ingerencia en la construcción de juego de la visita.

El canalla sufría el partido, cada pelota dividida quedaba en poder de los jugadores con camiseta blanca con vivos azul y rojo, los primeros quince minutos del complemento fueron para San Lorenzo, aunque conviene aclararlo, no traducía esa supremacía en el arco contrario.

Solo se acercaba a Ledesma con remates de media distancia, Marcelo Herrera, Loaiza y Reniero probaron al arquero canalla, quien siempre estuvo bien parado y respondió con solvencia.

Ferrari mando a la cancha a Ortigoza, Becker y Lovera, para cambiar el trámite desfavorable del partido, lo consiguió por tramos, se adueño de la pelota y empujo a San Lorenzo contra Torrico, aunque sin mucha claridad en los últimos metros del campo-

El canalla tuvo una clarísima jugada de gol,  cuando un pase un pase profundo de Ortigoza, ubico en el área a Zampedri, cuyo remate obligo a una descomunal respuesta de Torrico quien con esfuerzo mando la pelota de gol al corner.

Pero Central empezó a padecer la falta de respuestas físicas en el tramo final del partido, el local iba al frente como podía, con muchas ganas y pocas ideas. El equipo de Ferrari empezó a tener problemas en el retroceso, el cansancio hacia mella en el estado de muchos de los jugadores locales.

Cuando el partido se terminaba, San Lorenzo le robo una pelota a Central en pleno ataque, el contragolpe ubico a tres jugadores de la visita contra dos del canalla, pase de Román Martínez al colombiano Juan Salazar pase al medio y Reniero en soledad derroto a Ledesma para decretar el 1 a 0 y la victoria definitiva.

El nuevo traspié de Central genera enorme preocupación, pone en puntos suspensivos la continuidad de Ferrari, abre un enorme interrogante sobre el futuro de un equipo que no puede lidiar con el presente y mucho menos con el futuro

Formaciones:

Central: Jeremías Ledesma; Nahuel Molina, Facundo Almada, Miguel Barbieri y Alfonso Parot; Duván Vergara (77′ Lovera), Fabián Rinaudo, Leonardo Gil y Washington Camacho (71′ Ortigoza); Germán Herrrera (63′ Pablo Becker) y Fernando Zampedri. DT: Paulo Ferrari.

San Lorenzo: Sebastián Torrico; Marcelo Herrera, Gianluca Ferrarri, Gonzalo Rodríguez (67′ Román Martínez), Marcos Senesi y Gabriel Rojas (77′ V. Salazar). Raúl Loaiza, Gonzalo Castellani y Rubén Botta (46′ Fértoli); Juan Camilo Salazar y Nicolás Reniero. DT: Jorge Almirón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *