Central volvió al triunfo con una goleada ante el Tomba y el respaldo a Cocca fue contundente.

No había margen para un nuevo fracaso, el técnico fijo el limite, si no ganaba a Godoy Cruz dejaba el cargo y así jugó Central el partido con el corazón en la mano y con dientes apretados. El canalla goleo a Godoy Cruz por 5 a 2 y la tranquilidad regreso a Arroyito, al menos por unos días hasta el próximo encuentro.

Central encontró de arranque nomás el gol que espantaba todos los miedos puestos en juego en la previa del partido, mediante un centro del Colorado Gil se metió entre las piernas de muchos jugadores en el área de Godoy Cruz y la pelota pegó en la pierna de Tomás Cardona para desviarse al gol.

Con un trámite atravesado por las desatenciones y errores inconcebibles en defensa, Central alcanzó el segundo tanto con otro centro de Gil que encontró un cabezazo defectuoso del Morro que lejos de despejar se la dejó servida a Brítez, que la empujó al fondo de la red.

Cuando parecía que el equipo de Cocca comenzaba a ganar puntos y tranquilidad, un descuido por el lateral izquierdo le permitió a Arena entrar libre y descontar enseguida. Pero Godoy Cruz en el fondo daba todas las ventajas, y cada avance canalla generaba expectativa de gol. Y por eso el tercero no sorprendió. Molina se fue por derecha, metió un centro que rechazó Breitenbruch, y Rius como venía le pegó fuerte y festejó.

Las debilidades del Tomba continuaron quedando expuestas y Central pugnaba por ampliar la diferencia para asegurar esa victoria indispensable. El entretiempo llegó con un partido algo más equilibrado, aunque con Ledesma sin sobresaltos.

El complemento comenzó con Central buscando asegurar. Por eso no declinó su vocación ofensiva. A sabiendas de los alarmantes desacoples defensivos del visitante. Otro córner de Gil encontró con certeza el cabezazo de Barbieri y el Morro sacó también de cabeza sobre la línea.

Claro que los yerros defensivos no eran sólo de Godoy Cruz, también Central tuvo los suyos, por eso Ledesma debió intervenir para sacar un cabezazo de Brunetta. Y por la vía del córner también llegó el segundo de los mendocinos, cuando Badaloni aprovechó una pifia de Novaretti y empujó al gol ante la mirada de los defensores canallas.

En ese momento no fue un dato menor la expulsión de Arena, ya que la diferencia numérica activaba el anhelo de mantener la ventaja. Por eso cuando Fito Rinaudo metió el cuarto con un zapatazo de media distancia, todo fue alivio y festejo. El que prolongó Molina a los 87 con un zapatazo para convertir el quinto.

Central goleó por mérito propio y errores ajenos. Una victoria así no es casualidad. Ahora sólo se trata de mejorar para seguir sumando buenos resultados.

Central: Jeremías Ledesma; Nahuel Molina, Miguel Barbieri, Diego Novaretti, Emanuel Brítez; Diego Zabala (63′ Colazo), Fabián Rinaudo y Leonardo Gil; Ciro Rius, Claudio Riaño (79′ Ribas) y Lucas Gamba. DT: Diego Cocca

Godoy Cruz: Mehring; Arena, Breitenbruch, Cardona y Aleo; Vella (69′ Varela), Andrada (52′ Badaloni), Henríquez, Kevin Gutiérrez (73′ Alaniz); Brunetta y Santiago García. DT: Daniel Oldrá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *