Científicos advierten que la microbiota cumple un rol decisivo en el origen de la obesidad.

Se trata de un conjunto de microorganismos localizados en el tracto intestinal que ayudan a digerir y que “factores como partos por cesárea, lactancia materna limitada y antibióticos favorecen a que la microbiota sea pobre”.

La microbiota, cuyo papel es fundamental en el sistema inmune como barrera a agresiones de otros microorganismos, cumple un rol decisivo en el origen de la obesidad, una patología que genera otras afecciones no transmisibles como cáncer, diabetes tipo II, enfermedad cardiovascular e hipertensión arterial, dijeron hoy fuentes científicas.

“La obesidad es una enfermedad multicomponente y la microbiota es uno de los últimos factores responsables que se han identificado”, dijo el biólogo e investigador del Conicet Gabriel Vinderola.

Se define como microbiota al conjunto de microorganismos localizados en el tracto intestinal que cumplen la función esencial de ayudar al cuerpo a digerir alimentos que el estómago y el intestino delgado no son capaces de digerir, y contribuye a la producción de vitaminas como B y K, además de combatir agresiones de otros microorganismos.

Vinderola señaló que “hay tres factores que contribuyen al desarrollo de la obesidad en los dos primeros años de vida: el parto por cesárea, la lactancia materna limitada y el uso de antibióticos”.

“Los bebés que atraviesan uno o más de estos factores, tienen mayor probabilidad de desarrollar síndrome metabólico, sobrepeso y obesidad, y esto tiene que ver con que estos factores hacen que se instale una microbiota pobre”, agregó.

Vinderola señaló que “una microbiota debilitada puede producir una disbiosis, lo que significa que no se educa correctamente al sistema inmune del intestino y permite que se instale una respuesta inflamatoria intestinal, que es una condición que precede a la obesidad”.

“Con el tiempo, el perfil de microbios del intestino metaboliza diferente a los alimentos y logra fijar más energía de los mismos, la cual se acumula como tejido adiposo”, agregó Vinderola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *