Ciudad Sicario: Venganza, ajustes y sangre

En el término de pocas horas la ciudad de Rosario se volvió a teñir de sangre y muerte, dos jóvenes de 24 y 22 años perdieron la vida con el mismo modus operandis, asesinos a bordo de una moto buscando la victima para ejecutar su sentencia.

En la intersección de Ameghino y Ayacucho pasadas las 21.30 de la noche del jueves, dos personas en una moto acribillaron a balazos a David A. de 24 años, quien recibió impactos de bala en tórax y cara llegando sin vida al Hospital Provincial.

Esta Tarde cerca de las 19 horas en calle Mitre al 3100 una joven de 22 años de nombre Samanta G, fue abordada por un sujeto que se bajo de la moto y le efectuó un disparo en el cráneo. El hecho se produce cuando la víctima se encontraba realizando tareas de limpieza en el frente del hogar donde trabajaba.

Cuando los efectivos policiales llegaron al lugar tras el llamado de los vecinos, la mujer ya se hallaba sin vida. De inmediato, la mamá de la víctima arribó a la zona del crimen y manifestó tener en su poder una vaina servida que recogió en el lugar del hecho, de calibre 9mm.

Según indicaron fuentes policiales la joven era la hermanastra de Adrián “Cable” Solís, sospechado de los crímenes de los hermanos Ulises y Jonatan Funes y del ataque contra el padre de éstos, por lo que se refuerza la hipótesis de una muerte por venganza.

Rosario es una ciudad sin control, forjada a fuerza de balas, donde el valor de la vida se ha perdido totalmente, el narcotráfico y los sicarios han tomado para si las calles generando una sensación de desamparo en los rosarinos que se sienten librados a su suerte, y lo mas grave de todo es que de a poco empezamos a naturalizar la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *