Con 93 años, Benedicto XVI viajó a Alemania para visitar a su hermano enfermo

El papa emérito Benedicto XVI viajó hoy a su Alemania natal para visitar a su hermano, de 96 años, quien se encuentra enfermo en graves condiciones, pese a la pandemia de coronavirus que golpea al mundo, en su primer viaje fuera de Italia desde septiembre de 2012.

Joseph Ratzinger, de 93 años y que renunció a su pontificado en febrero de 2013, se encuentra desde este mediodía europeo en la ciudad alemana de Regensburg (Ratisbona), “donde se quedará el tiempo necesario”, afirmó a Télam el vocero papal Matteo Bruni.

Junto al papa emérito viajaron su secretario Georg Gaenswein, un médico, una enfermera, una religiosa y el vicecomandante del Cuerpo de la Gendarmería del Vaticano, agregó Bruni.

La salud de Georg, el hermano de 96 años de Benedicto XVI, empeoró en las últimas semanas, indicaron fuentes vaticanas.

Los dos hermanos Ratzinger, de una relación muy estrecha, fueron ordenados sacerdotes el mismo día, 29 de junio de 1951 en la Catedral de Freising

Cuando en 2008 la ciudad de Castel Gandolfo quiso ofrecer la ciudadanía honorífica a su hermano, Benedicto XVI planteó: “Desde que nació, mi hermano ha sido para mí no sólo un compañero, sino también un guía fiable. Siempre ha representado un punto de orientación y referencia con la claridad y determinación de sus decisiones”.

A través de un comunicado, la diócesis de Ratisbona pidió al público “que este encuentro profundamente personal permanezca en el ámbito privado. Es el deseo del corazón de dos hermanos ancianos que no admite fotos, apariciones públicas u otros encuentros”.

En abril pasado, el papa emérito cumplió 93 años en medio de una cuarentena que lo mantuvo aislado en el monasterio en el que vive dentro de los jardines vaticanos y desde donde había manifestado su “preocupación” por la pandemia de coronavirus.

Joseph Ratzinger, nacido en la ciudad bávara de Marktl en 1927, había sido elegido el pontífice número 265 de la Iglesia en 2005, y renunció el 28 de febrero de 2013, dando lugar al cónclave que eligió a Jorge Bergoglio como el primer papa latinoamericano, el 13 de marzo de ese año.

El último viaje de Ratzinger fuera de Italia había sido la gira hecha al Líbano, aún como Papa, del 14 al 16 de septiembre de 2012.

Desde el inicio de la pandemia, según había afirmado Ganswein, Benedicto XVI “se ha visto particularmente afectado por los numerosos sacerdotes, médicos y enfermeras que han muerto, especialmente en el norte de Italia, en el desempeño de su servicio a los pacientes del coronavirus”.

Recluido desde que renunció en el monasterio Mater Ecclesiae, en los jardines vaticanos, Ratzinger se mantiene acompañado por su secretario personal.

Con su salud definida como “una vela que está por apagarse” desde hace años, Ratzinger no salía del Vaticano desde julio de 2019, cuando, tras cuatro años recluido, recorrió la zona de los denominados “Castelli romani”, en las afueras de Roma.

Fuente: Télam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *