Creatividad rosarina premiada a nivel internacional

Matías Ferreyra diseñó la cocina “Folium” y fue reconocido con el Good Design Award, el premio de diseño más antiguo del mundo. Además de su destacada estética resalta su sistema de cocción envolvente, el bajo consumo y la alta resistencia.

Nacido en Rosario, Matías Ferreyra tiene 33 años y es técnico electromecánico. Es un apasionado por el diseño inmobiliario, lo que lo llevó a diseñar una cocina “que no sea un electrodoméstico común, sino un artefacto tan operario como estético, que cuando entrás a la cocina te llame la atención la cocina, no la alacena o cualquier otro detalle”, comenta el rosarino, agregando que otro de los objetivos con este diseño es poder competir en el exterior con materiales 100% argentinos.

“Estamos acostumbrados a cocinas industriales o de línea blanca, y con estos diseños buscaba hacer uno europeo, más delicado, pero con la fortaleza de un producto americano”, explicó el diseñador, remarcando la necesidad de encontrar un equilibrio entre cocinas americanas e italianas, algo que impactó al jurado.

Matías cuenta que la cocina Folium lleva un vidrio totalmente espejado, que no se usa tanto en otros países, y acero inoxidable. En lugar de teclas o medidores con pantalla táctil, usan unos comandos de aviación que le dan el toque de originalidad y a la vez aumenta su resistencia. Explica que la cocina es de carácter familiar con seis hornallas y con una estructura envolvente que permite cocinar como si fuese un horno de barro.

Con la premisa de que no es un simple artefacto, Ferreyra también añade que el producto en Rosario se consigue directamente en sus locales, sin la necesidad de dirigirse a una casa de electrodomésticos, sino directamente donde la fabrican, y con el debido asesoramiento.

El Good Design Award es el premio de diseño más antiguo del mundo. Fue creado en el año 1950, y es organizado anualmente por el Chicago Athenaeum Museum of Architecture and Design de Chicago en colaboración con el Centro Europeo de Arquitectura, Arte, Diseño y Estudios Urbanos. “Para participar mandamos videos, tantos en vivo del funcionamiento como del proceso de fabricación. Ya ser aceptado lo tomé como un reconocimiento a todo el esfuerzo que venimos haciendo, sobre todo en un año récord de presentaciones como fue el 2020. Pero la premiación fue algo increíble, todavía me cuesta caer”, cuenta el diseñador.

El premio fue entregado a fin de año, cuando recibieron un mail desde el museo de Chicago. El mismo se basa en una placa para el producto que certifica que fue elegido con los estándares de calidad, y otra para el diseñador reconociendo que fue aprobado por un jurado internacional del Good Design Awards

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *