¿Cuáles fueron los principales ejes discutidos en el Encuentro Plurinacional de Mujeres?.

En el encuentro, que finalizó el lunes, se desarrollaron 87 talleres y conversatorios en los que se analizaron las problemáticas más diversas que afectan hoy a mujeres y disidencias sexuales y, como un hecho relevante, también se trató sobre los derechos de la niñez.

La legalización del aborto, la necesidad de declarar la Emergencia en Violencia de Género, el cumplimiento real de la Educación Sexual Integral y la ley Micaela, garantizar los derechos de las niñeces y el cultivo de cannabis estuvieron presentes en las conclusiones de los talleres del 34 Encuentro Plurinacional de Mujeres que se realizó durante tres días en La Plata.

Algo para destacar es que en cada taller se debatió el cambio de nombre del Encuentro para que sea plurinacional y de las disidencias sexuales, logrando que en la mayoría de los talleres se incluyeran en sus conclusiones, leídas en el acto de cierre, un pronunciamiento a favor del cambio, algo que la Comisión Organizadora no permitió que se consensuara en el cierre, a pesar del masivo clamor de las asistentes.

El taller de aborto legal y seguro acordó seguir movilizadas hasta lograr la legalización y hacer cumplir la ley, que data de 1921, y establece la Interrupción legal del embarazo, contaron las participantes.

La ley de Educación Sexual Integral (ESI) también atravesó varios talleres del 34 ENM en los que se ratificó la necesidad de que se garantice la aplicación en todas las escuelas del país, de esta ley que tiene ya 14 años de aprobada.

La violencia contra las mujeres fue otro de los temas troncales del Encuentro y en ese sentido se reclamó la aprobación de una ley que declare la Emergencia en Violencia de Género, lo que permitirá la reasignación de partidas para fortalecer programas de prevención y ayuda a las víctimas y sus hijos; y se exigió el cumplimiento de la ley Micaela.

Otro taller debatió la necesidad de contar con protocolos que protejan a las víctimas de violencia de género en el interior de instituciones, organismos y gremios; y la urgencia de hacer cumplir la Ley Micaela en todos los ámbitos de los tres poderes y en especial el ámbito judicial, donde las mujeres denunciaron prácticas patriarcales que las afecta en la tramitación de causas por violencia de género y violencia familiar.

En ese sentido, el taller Mujer y Acceso a la Justicia en sus conclusiones repudió que aún en los fueros de familia se aluda al “falso” Síndrome de Alienación Pariental (SAP), que no es reconocido por ningún Colegio de Psicólogos del país, pero que se suele atribuir a las mujeres que impiden el vínculo de sus hijos con sus padres, sin que se sopese que cuando esto ocurre es porque hay conductas de abuso y maltrato de dichos hombres a sus hijos.

Las niñas también tuvieron protagonismo en el Encuentro, con un taller de infancia trans, un conversatorio y paneles paralelos que buscaron ratificar que las niñeces deben ser oídas como sujetos de derechos.

Al leerse durante el cierre del Encuentro las conclusiones del conversatorio Niñeces, fueron las propias niñas las que subieron al escenario y tomaron el micrófono. “Hablamos de identidad, de identidad de género, lucha y organización de la niñez, cómo nos organizamos las niñas mientras no se cumplen nuestros derechos y nos dicen que no podemos participar porque somos chiquitas”, dijo una niña de 10 años.

Detalló que en el conversatorio “clasificamos las violencias en física, psicológica, verbal, callejera y económica”.

“En el conversatorio no participaron adultas, salvo las educadoras que acompañaron”, dijo y explicó que “hay muchos problemas que empiezan en la niñez y las niñas no podemos charlar con otras niñas”.

Otro taller que contó con una asistencia masiva que obligó a desdoblar en 5 comisiones fue el de Mujer y Cannabis. En sus conclusiones se pronunciaron a favor del autocultivo y de la no penalización y propusieron que el próximo encuentro brinde talleres de cultivo.

Miles de mujeres de los pueblos originarios participaron del Encuentro y en especial en el Taller Mujeres y Pueblos Originarios desde donde reclamaron “una educación intercultural bilingüe, que se oficialice las lenguas de los 36 naciones originarias y que el 12 de octubre sea declarado día de Duelo Nacional por el Genocidio de los hermanos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *