Diabetes: Cómo enfrentar el calor en verano y cómo planificar las vacaciones.

La diabetes y el verano: Cómo enfrentar el calor

Si tienes diabetes, corres un mayor riesgo de tener agotamiento por calor, que sucede cuando te expones a altas temperaturas durante un largo período de tiempo y no reabasteces los líquidos que pierdes.

Sigue estos consejos para mantenerte protegido en el clima caluroso:

  • Evita la deshidratación. Tanto el clima caluroso como el nivel alto de azúcar en sangre pueden provocar deshidratación. Por lo tanto, es doblemente importante que bebas mucho líquido durante todo el día. El agua es la mejor opción. Evita las bebidas alcohólicas y con azúcar, y las bebidas deportivas.
  • Protégete del sol. El índice de calor puede ser de hasta 15 °F (9 °C) más bajo la luz solar plena. Permanece en la sombra el mayor tiempo posible cuando estés al aire libre. Usa también un sombrero y protector solar.
  • Usa ropas ligeras y sueltas. Cuando hay mucha humedad, la transpiración no puede evaporarse tan bien. Usa ropa que permita que la transpiración se evapore fácilmente.
  • Planifica actividades al aire libre en las que se evite el calor. Programa actividades al aire libre durante las horas del día que sean más frescas, por ejemplo, temprano por la mañana o en las últimas horas de la tarde. Como alternativa, considera caminar en un centro comercial o en una tienda departamental.
  • Controla tu nivel de azúcar en sangre. Cuando estés al aire libre bajo el calor, considera controlar con más frecuencia tu azúcar en sangre.

La diabetes y los viajes: La planificación es clave

Viajar con diabetes puede ser una experiencia cómoda y segura siempre que planifiques cuidadosamente. Una buena planificación incluye hablar con tu profesional de salud e investigar un poco antes de partir, empacar cuidadosamente y conocer cómo es la seguridad en el aeropuerto.

Antes de salir de viaje, haz lo siguiente:

  • Habla con tu profesional de salud acerca de tus planes de viaje.
  • Si usas insulina, pregunta cómo puedes obtener una receta para un kit de glucagón.
  • Asegúrate de que tus vacunas, tu registro de vacunas y tu expediente médico escrito estén al día, especialmente si viajas al exterior.
  • Lleva una copia del registro de vacunas y del expediente médico, de ser necesaria.
  • Asegúrate de que todos los medicamentos que lleves y todos los suministros para la diabetes tengan las etiquetas de la receta. Si usas un paquete diario o semanal de medicamentos en compartimientos, lleva las etiquetas de las recetas originales.
  • Renueva las recetas de los medicamentos que se te puedan terminar durante el viaje. 
  • Lleva contigo, en todo momento, tu tarjeta del seguro de salud. Revisa tu póliza del seguro de salud para obtener información sobre aspectos a tener en cuanta en caso de viajar. ¿Está el destino de tu viaje dentro de la red de tu proveedor? De no ser así, obtén información sobre lo que tienes que hacer para tener cobertura del seguro fuera de la red.
  • En el caso de los usuarios de una bomba de insulina o de sensores de control continuo de glucosa, visita el sitio web del fabricante de la bomba de insulina o llama al número de teléfono de atención al cliente para obtener información sobre viajes.

Si viajas en avión, debes hacer lo siguiente:

  • Ingresa en el sitio web de Transportation Security Administration (Administración de Seguridad en el Transporte) y obtén información sobre toda norma para viajar con equipos y suministros para la diabetes. Busca información sobre el uso en el avión de un medidor de glucosa en sangre, una bomba de insulina o un monitor continuo de glucosa personal.
  • Visita el sitio web de Center for Disease Control (Centro para el Control de Enfermedades) para saber si necesitas vacunas para viajar a otros países.
  • Lleva suficientes suministros y medicamentos para que duren más que tu viaje. Necesitarás suministros adicionales si se producen demoras en el viaje o si pierdes algunos suministros.
  • Mantén los suministros, incluida la insulina, en un bolso de mano. Para evitar el congelamiento, no coloques la insulina en el equipaje documentado. Lleva alimentos para evitar un nivel bajo de azúcar en sangre en caso de que te saltees alguna comida. Lleva el tratamiento para el nivel bajo de azúcar en sangre.
  • En los aeropuertos, date tiempo extra. Algunos miembros del personal de detección de seguridad no conocen los mecanismos de administración de la insulina y de control de glucosa en sangre, por lo que pueden existir demoras.
  • Si usas una bomba de insulina y llevas contigo suministros para la diabetes, dile al personal de seguridad que padeces diabetes. Si el personal de detección u otro personal de seguridad te interrogan, pide hablar con un supervisor.
  • No permitas que la bomba de insulina ni el monitor de glucosa continua pasen a través de los escáneres de rayos x. Desconéctalos si atraviesas un detector corporal en el aeropuerto. Puedes solicitar una inspección manual si no deseas o no puedes quitarte el dispositivo.

Durante el viaje, debes hacer lo siguiente:

  • Controla tu glucosa en sangre con mayor frecuencia que la habitual. Si no estás seguro del grado de frecuencia, pregunta a tu profesional de salud antes de viajar.
  • Cumple lo más que puedas con tu cronograma habitual. Controla la configuración horaria en el medidor y la bomba. Cámbiala de ser necesario.
  • Durante el viaje y mientras te encuentres en el lugar de destino, no dejes insulina ni suministros sensibles a la temperatura dentro de un automóvil o en ningún lugar en los que pudiera haber cambios de temperatura. Consulta al fabricante de los suministros para conocer cualquier advertencia específica respecto de la temperatura.

Fuente: Mayo Clinic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *