Dos fiestas clandestinas en las que pasó de todo: una en un minimarket; otra en Puerto Norte

Se detectó a unas 100 personas en el interior de un negocio en Casiano Casas al 1200 y detuvieron al propietario. En un departamento de Puerto Norte desbarataron una reunión y demoraron a una persona que intentó escapar con su auto y estaba alcoholizada.

Este fin de semana de detectaron y desbarataron varias fiestas clandestinas en Rosario y en la zona, pero hubo dos que llamaron mucho la atención. Una se organizó en el interior de un minimarket de Casiano Casas al 1200, donde se reunieron unas 100 personas. La otra, más exclusiva, sucedió en un departamento de Puerto Norte. En esta última, una persona intentó escapar a bordo de su lujoso auto, pero fue parada por un control vehicular, donde se constató que estaba alcoholizada. 

En Casiano Casas al 1200, agentes de la Secretaría de Control de Rosario con la cooperación de la policía, realizaron un procedimiento en un minimarket. En el interior del pequeño local encontraron a unas 100 personas que estaban participando de una fiesta. 

Sobre este caso, la secretaria de Control de la Municipalidad, Carolina Labayru, describió en Radio 2 que hubo una “fiesta clandestina en un minimarket de Casiano Casas al 1200 alrededor de las 4 de la mañana, donde se encontraban unas 100 personas”. 

Agregó que “se procedió a la clausura del local y hecha la consulta con el fiscal, indica la detención del propietario del local y su traslado a la comisaría décima”. 

La otra fiesta ilegal en el marco del covid, fue más exclusiva y ocurrió en un departamento del predio de Puerto Norte, este domingo por la tarde. Allí, unas 35 personas participaban de una reunión con música electrónica. 

Llegan los agentes de control, que le piden permiso al juez para el ingreso. El magistrado autoriza y los agentes suben al departamento en el que se estaba desarrollando la fiesta electrónica, donde comienzan a elaborar las actas. Estaban en ese trámite, cuando detectan que una persona se escapa del lugar. 

Los agentes persiguieron a esta persona, que se subió a un automóvil marca Audi e intentó huir. Pero a los 300 metros fue frenado por un control callejero. Le hicieron el examen de alcoholemia al conductor, y arrojó resultado positivo 1,27 gramos de alcohol en sangre. 

Labayru confirmó que “se hizo la denuncia penal al titular del departamento”. 

Fuente: Rosario3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *