Ecuador: Moreno se exhibe en Guayaquil, mientras en Quito se potencia la protesta contra el ajuste.

Mientras que los movimientos indígenas se preparan para una asamblea en Quito, el presidente de Ecuador aseguró que no dará marcha atrás con su decisión de eliminar los subsidios a los combustibles, y acusó a los seguidores de Rafael Correa de orquestar las protestas.

Lenín Moreno se mostró este martes en Guayaquil a la cabeza de una reunión con autoridades del gobierno, el Poder Legislativo y la Justicia, después de haber abandonado el lunes por la noche la sede del Poder Ejecutivo en Quito, una ciudad sitiada por los movimientos indígenas que se rebelaron contra las medidas de ajuste económico acordadas con el FMI.

El diario El Comercio publicó este martes en su versión digital una fotografía de la reunión tomada en el edificio del Gobierno Zonal en Guayaquil, donde Moreno aparece con varios de sus funcionarios, entre ellos el vicepresidente Otto Sonnenholzner, y autoridades de todos los poderes del Estado. El artículo precisa que en los alrededores de edificio hay presencia militar y pocos ciudadanos reunidos en las cercanías.

Moreno mudó la sede del gobierno desde Quito a Guayaquil el lunes, cuando comenzó a llegar a la capital el grueso de los representantes y activistas de las comunidades indígenas que encabezan la reacción contra el aumento de los precios de los combustibles decidido la semana pasada por el presidente en acuerdo con el FMI.

Esa medida mereció el inmediato rechazo de indígenas, transportistas, sindicatos y público en general, a la vez que dio paso a una serie de violentas protestas y enfrentamientos con la policía, con algunos actos de vandalismo y el resultado de más de 500 detenidos.

Los movimientos indígenas se preparan mientras en Quito para una asamblea que exigirá la derogación de la norma que eliminó los subsidios a los combustibles, con su consecuente impacto en los precios de las naftas de mayor consumo, y el cese de la represión policial.

Moreno dijo en varias ocasiones que no dará marcha atrás con su decisión y acusó a los seguidores del ex presidente Rafael Correa de orquestar las protestas. “Es el correísmo organizado”, dijo un portavoz del gobierno, quien sin embargo no dio ningún detalle de la supuesta conspiración en marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *