EEUU: Los tiroteos en Texas y Ohio reviven el debate sobre armas y racismo.

Precandidatos presidenciales opositores vincularon el tiroteo en Texas con “el racismo” y “el supremacismo blanco” que “condona” el presidente Donald Trump, pidieron nuevamente limitar la compra y tenencia de armas después de las últimas dos masacres que dejaron 30 muertos.

“El presidente de Estados Unidos está condonando el nacionalismo blanco” y tiene “una responsabilidad para cortar el brote de raíz”, aseguró el alcalde de South Bend, en el estado de Indiana, y aspirante a la candidatura presidencial demócrata, Pete Buttigieg, según la agencia de noticias EFE.

El ex congresista por Texas y uno de sus rivales en la primaria opositora, Beto O’Rourke, también responsabilizó a la retórica del presidente y candidato a la reelección.

“Es un racista y aviva el racismo en este país, y no solo ofende nuestra sensibilidad, fundamentalmente cambia el carácter de este país y lleva a la violencia”, afirmó O’Rourke, tras visitar a heridos del tiroteo masivo de ayer en hospitales en El Paso, una ciudad cercana a la frontera con México.

El joven que entró al shopping de El Paso y empezó a disparar de manera indiscriminada fue identificado por las autoridades como un hombre blanco que escribió un manifesto supremacista.

Tras confirmarse ese perfil, la también precandidata presidencial demócrata, la senadora Elizabeth Warren pidió que el discurso y los actos supremacistas blancos se empiecen a calificar como “terrorismo interno”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *