El acusado de balear al turista sueco denunció “aprietes” policiales para autoincriminarse.

El acusado de disparar contra un turista sueco al que debieron amputarle una pierna como consecuencia del ataque con fines de robo cometido en 2018 en el barrio porteño de Monserrat, dijo hoy que es inocente y que la policía lo “apretó” para que se autoincriminara.

En la primera jornada del juicio que lleva adelante el Tribunal Oral Criminal (TOC) 16, Roberto “Chicho” Gramajo (25) aceptó declarar como acusado ante los magistrados.

“La policía me apretó para que me hiciera cargo de esto. Amenazaron a mi familia para que me hiciera cargo del hecho. Estaba con mi mujer, yo no estaba”, dijo el acusado tras manifestar su inocencia.

Sus dichos ante los magistrados fueron contrastados entonces con su declaración en la etapa de instrucción de la causa, cuando Gramajo declaró que se había tratado de un forcejeo y dio a entender que el disparo había sido accidental.

“En el forcejeo me manoteó el arma. No sabía que estaba cargada y montada. No quise disparar”, dijo el acusado a poco de ser detenido por el hecho ocurrido el 30 de diciembre de 2018, cerca de las 23.20, en la calle Tacuarí al 700, de Monserrat.

En esa oportunidad, de acuerdo a la acusación fiscal que fue leída hoy al inicio del debate oral, Gramajo y el otro acusado, Rodrigo Peláez (21), habrían interceptado al sueco Christoffer Persson (36) y a su novia, María Izzo, con la intención de robarles.

La pareja venía de cenar y estaba detenida en la vereda verificando en el celular el camino para llegar a su hotel y en esa circunstancia fue abordada por ladrones con fines de robo.

De acuerdo al Ministerio Público Fiscal, Gramajo los abordó con una pistola para exigirle al turista que entregara el celular.

Según el testimonio de Persson, Gramajo tomó el celular con ambas manos y cuando se lo llevaba intentó recuperarlo manoteándolo con la mano izquierda y ahí se produjo el disparo que lo hirió en la pierna y que terminó poco después en la amputación de esa extremidad.

La secuencia del robo fue captada por una cámara de seguridad y allí se ve como un individuo joven, con gorra y un arma en la mano, se acerca a la pareja y luego de un forcejeo muy breve, en donde se constata la versión del turista, se aleja volviéndose a subir al Peugeot 207 en el que lo esperaban.

En el juicio que se inició hoy bajo la dirección de los jueces Cristina Bértola, Gustavo González Ferrari e Inés Cantisani, también tuvo oportunidad de declarar el supuesto conductor del vehículo, Peláez, pero desistió por recomendación de su abogado defensor, Osvaldo Miranda.

Tanto Gramajo, asistido por el defensor privado Daniel Santangelo, como Peláez están siendo juzgados por el delito de “robo agravado por su comisión mediante el empleo de un arma de fuego en grado de tentativa”, que se confirmará o se desestimará luego de dos audiencias más en las que declararan testigos y especialistas.

Gramajo tiene antecedentes por “robo simple y encubrimiento”, mientras que Peláez fue condenado a cumplir una “probation” por un delito anterior.

Persson no participa del debate ya que regresó a su país, aunque al igual que su pareja, y declaró vía teleconferencia y con la asistencia de una traductora oficial de inglés ante el tribunal y el fiscal del juicio, Fernando Fiszer.

Luego de ser baleado, el turista sueco fue llevado de urgencia al Hospital Argerich, donde los médicos tuvieron que amputarle la pierna por la lesión sufrida y estuvo 20 días internado.

Para el fiscal Marcelo Retes y el juez Alfredo Godoy, quienes estuvieron a cargo de la instrucción de la causa, está probado que “Chicho” Gramajo fue el autor material del disparo, mientras que Peláez manejaba el auto en el que se desplazaban.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *