El Concejo analiza un proyecto para regularizar el trabajo de Uber en Rosario

Contempla, entre otros aspectos, cobrarle una tasa especial por prestación mediante aplicaciones y destinarla al Fondo Compensador del Transporte y al sostenimiento del sistema de taxis.

El desembarco de Uber en la ciudad sigue generando contrapuntos y esta mañana abrió una fuerte polémica en la comisión de Servicios Públicos. Es más, se presentó un proyecto que prevé la regulación de esta plataforma digital de traslados para que “no sea perseguida por la Municipalidad”.

La iniciativa fue presentada formalmente por la concejala de Juntos por el Cambio, Renata Ghilotti, quien destacó que se pretende “avanzar en una regulación que, sin perjudicar al resto de los sistemas, permita generar empleo, inversiones y nuevos fondos para mejorar el servicio de taxis”. Es más, la edila se mostró convencida de que este reclamo “lo comparten la mayoría de los rosarinos”.

A su entender, “estas aplicaciones se imponen en la sociedad por su uso, y la insistencia de algunos en seguir buscando el momento político indicado solo sirve para perder el tiempo”.

El proyecto se compone de un total de 33 artículos entre los que se destacan la creación de una tasa especial por prestación del servicio de transporte privado de personas a través de aplicaciones que será destinada al Fondo Compensador del Transporte y al sostenimiento del sistema público de taxis.

También contempla un nuevo esquema de exigencias mayores en cuanto a características de las unidades y la salvedad de que, bajo ningún concepto, podrán operar directamente en vía pública y su utilización estará circunscripta a las contrataciones mediante plataformas.

Ghilotti se mostró en “total desacuerdo con la persecución y el trato de delincuentes que se le dio a los rosarinos que buscaban en Uber una salida laboral”.

Dura crítica al oficialismo

En la misma línea se orientó el concejal de Cambiemos, Carlos Cardozo, quien hace algunos minutos en la reunión de comisión de Servicios Públicos destacó que “avanzar con prohibiciones apresuradas y sanciones espectaculares para sacarse de encima el problema Uber, teniendo en cuenta que estamos en año de elecciones, es salida fácil que tratan de encontrar el intendente, sus concejales y el kirchnerismo”.

Sin medias tintas, dijo que “lo que la ciudad necesita es un debate serio y maduro sobre su transporte, mejorando y fortaleciendo los servicios de colectivos y taxis, sin negar caprichosamente la existencia de nuevas tecnologías, porque con estas medidas lo único que se hace es fomentar lo ilegal”.

Ghilotti, en tanto, también se mostró en desacuerdo con la idea de aumentar las multas a los choferes de aplicaciones y se preguntó: “¿Puede el municipio dedicarse a perseguir choferes de Uber con la enorme cantidad de problemas sin resolver en materia de control?; ¿no es mejor darle a los rosarinos la oportunidad de elegir libremente cómo moverse y mejorar el resto de los sistemas a partir de nuevos ingresos?”.

La concejala destacó que “lo que se busca es evitar la precarización que tanto denuncian los taxistas. Las ciudades que optaron por barrer bajo la alfombra, continúan con la misma discusión desde hace años. Solo la regulación de las plataformas digitales nos dará la salida para proteger el empleo y mejorar la totalidad de los servicios que se prestan en la ciudad”, aseguró.

Por lo pronto, la Municipalidad remarca la ilegalidad de Uber y asegura que seguirá adelante con los controles para evitar que la plataforma de traslados brinde servicios en Rosario.

Fuente: La Capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *