El Congo declara un nuevo brote de Ébola

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) informó sobre el surgimiento de un nuevo brote del virus del Ébola en la República Democrática del Congo, justo cuando el país estaba cerca de declarar la enfermedad bajo control.

Un vocero del Ministerio de Salud del Congo indicó que ocho personas en Mbandaka, capital de la provincia noroccidental de Équateur, tenían fiebre hemorrágica y 5 habían perdido la vida, entre los que se encontraba una niña de 15 años. Los análisis sanguíneos realizados dieron positivo para el virus.

Esfuerzos de contención

Hay otros cuatro casos reportados, y esos pacientes están en una unidad de aislamiento en un hospital en Mbandaka. Los fallecimientos ocurrieron entre el 18 y el 30 de mayo, fecha en que se confirmó que estaban relacionadas con el Ébola.

Este es el undécimo brote de Ébola que se produce en el Congo desde que se descubrió el virus por primera vez en 1976, que todavía está tratando de poner fin a un brote que comenzó en la parte oriental del país en el año 2018, que según reportes de la Organización Mundial de la Salud, ha dado lugar a 3.406 casos y 2.243 muertes.

El nuevo brote se produce mientras el país también lidia con la pandemia COVID-19, que ha matado a 72 personas, y una grave epidemia de sarampión que ha cobrado la vida de 6.779 personas.

En ese brote en particular, los funcionarios sanitarios informaron que no se han reportado nuevos casos en los últimos 21 días, que es el período de incubación del Ébola, y si no surgen nuevos casos después de 42 días, entonces se puede considerar que el brote ha sido contenido.

En el año 2018, la región de Équateur sofocó un brote de Ébola que se prolongó por 3 meses. Hasta ahora no hay ninguna evidencia que sugiera que este nuevo brote esté relacionado con otro en curso en la provincia de Kivu del Norte, en la frontera con Uganda a 1.000 kilómetros de distancia, que comenzó justo cuando terminó el brote de la provincia de Équateur en 2018, y donde los esfuerzos de contención se han visto obstaculizados por el conflicto armado.

Mayor tasa de mortalidad

Este nuevo brote se produce cuando el país también está lidiando con la pandemia COVID-19, que ha matado a 72 personas, y una extensa y grave epidemia de sarampión, que desde el año pasado, ha cobrado la vida de 6.779 personas.

Para suprimir este nuevo brote de Ébola, es crucial implementar un programa de contención rápido y eficiente, por lo que la Organización Mundial de la Salud y la Unicef iniciaron la respuesta foco de Mbandaka enviando 20 expertos a la ciudad. Sin embargo, la interrupción de las restricciones de coronavirus complicará los procedimientos y el marco temporal en el que las autoridades reaccionan.

Autoridades del Congo indicaron que 8 personas en Mbandaka tenían fiebre hemorrágica y 5 habían perdido la vida por el virus del Ébola.

Si bien no se conoce la causa exacta del Ébola, los expertos creen que el virus es de origen animal, y los murciélagos de la fruta son los huéspedes sospechosos. El virus se transmite entre humanos a través de los fluidos corporales, y causa hemorragias graves e insuficiencia de los órganos que puede ser mortal.

Los síntomas iniciales incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y escalofríos. Más tarde, una persona infectada puede experimentar una hemorragia interna que resulta en vómitos o tos con sangre. La enfermedad tiene una tasa de mortalidad que puede variar entre el 25 y el 75 por ciento.

A pesar de que el Ébola tiene una mayor tasa de mortalidad que COVID-19, una investigación reciente de la Cruz Roja encontró que el coronavirus estaba provocando niveles de miedo mayores entre ciertas poblaciones de la RDC.

Fuente: Ebola resurfaces in Équateur Province, north-western Democratic Republic of the Congo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *