El cuidado de la piel cuando llegan las bajas temperaturas.

La acción del viento y otros factores en esta época del año provocan una mayor deshidratación cutánea, y aunque las consecuencias pueden no ser inmediatas, son acumulativas.

El descenso de la temperatura y la acción del viento provocan una mayor deshidratación cutánea, y aunque las consecuencias pueden no ser inmediatas, son acumulativas, por lo que los especialistas resaltan la importancia de la ingesta de agua y el uso de cremas hidratantes para cuidar la piel.

“En general, las consecuencias no son inmediatas sino acumulativas, y cuando se hacen visibles, revertir el daño es muy difícil. La aparición de granos y puntos negros pueden resultar de una inadecuada o insuficiente limpieza e hidratación”, afirmó la especialista Raisa Diesel (M.N.16494).

La experta enfatizó que “respetar todos los pasos del cuidado de la piel resulta fundamental porque la falta de atención puede derivar en resultados negativos notorios y/o enfermedades”.

Advirtió además que “el daño causado por la falta de cuidado y protección a la exposición solar desencadena la aparición de manchas y envejecimiento, pudiendo evolucionar en cáncer”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *