“El dilema de la manta corta”

La teoría de la manta corta establece que “si alguien decide abrigarse con una manta corta debe elegir entre taparse los pies o taparse la cabeza, nunca podrá abrigar ambas cosas al mismo tiempo”, analogías del caso, una situación similar atraviesan los gobernantes por estos tiempos porque al cuidar la salud de la población con una cuarentena total han desprotegido las economías, ambas cosas son incompatibles de ser tratadas al mismo tiempo y a la hora de elegir, han decidido bien, proteger la vida.

Sergio Alcázar

Gobernar en tiempos de pandemia no es una tarea fácil, en una crisis mundial sin precedentes, los políticos no pueden inculpar a ningún “cisne negro” por este presente difícil, están obligados a resolver eficientemente las dificultades que se le presentan desde varios frentes, para su fortuna, el gobierno nacional cuenta con la inestimable consideración de la gente, que ha recepcionado de la mejor manera las medidas tomadas en pos de cuidar la salud de los argentinos.

Por esa razón se puede afirmar que Alberto Fernández se encuentra en una particular posición de solidez en la consideración de la opinión pública, la encuesta realizada conjuntamente por Federico González y Raúl Aragón expresa que la ciudadanía le reconoce al Presidente haber tomado a tiempo y sostenido con firmeza las medidas de cuarentena.

Desde una mirada política el diligente accionar del presidente al conducir esta crisis sanitaria ha subvertido el capital político electoral argentino: “si antes los votos eran de Cristina, ahora parece constituirse en un genuino capital de Alberto Fernández”, esto sirve a la vez para desmitificar esa recurrente idea instalada sobre el peso cuantitativo mayoritario de la figura de la ex presidenta a la hora de determinar la “propiedad” del caudal eleccionario del peronismo en Argentina.

Atendiendo la puntual coyuntura que atravesamos, un día – aunque por estos tiempos es aventurado establecer una fecha de finalización-  la pandemia culminará, en ese preciso instante los problemas estructurales y endémicos del país volverán a ocupar el centro de la escena para un gobierno que deberá afrontar dificultades extraordinarias ante una sociedad diferente y los males que trajo aparejado el covid-19, pasaran a ser un recuerdo,  que se irá disipando con la misma rapidez que las dificultades de la economía pasarán a ser  la principal preocupación de la gente.

Como administrar una cuarentena sin morir en el intento, es el mayor desafío que atraviesan  y asumen los responsables de conducir los destinos de la nación, provincia, ciudad o comuna,  sin importar la magnitud territorial de cada escenario la situación planteada es la misma, el aislamiento obligatorio ha deteriorado la estructura de una economía que ya venia muy debilitada tras la administración de Macri y este “párate” total de actividades provocará un efecto domino negativo que pondrá en puntos suspensivos la continuidad de muchas pequeñas y medianas empresas con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo que eso genera.

Tanto Fernández, Perotti, Javkin o Jatón buscan acondicionar sus decisiones al contexto, la prioridad sigue siendo cuidar la vida, una decisión que no admite cuestionamientos, pero que pasara si esta cuarentena obligatoria se extiende por mas tiempo que el esperado, la asistencia del estado no puede ser indefinida y las empresas a las que se le otorgó una ayuda solo podrán hacer frente a los problemas inmediatos, pero las deudas impositivas y el costo fijo de sus actividades es acumulativo en mayor proporción que los alivios que pueda ofrecer el estado, estamos en un “embudo peligroso” manifestó a este medio el propietario de una casa de ventas de electrodomésticos en Rosario al proyectar su preocupación por el futuro de su negocio.

Lo que trajo esta pandemia es democratizar la crisis, en un contexto mundial de economías en terapia , la emisión de billetes es el camino común que recorren los gobiernos para disponer de flujo de dinero necesario para hacer frente a la difícil situación sanitaria, en Santa Fe hace días se instaló un rumor sobre la posibilidad de emitir una cuasimoneda para salir del paso ante esta emergencia,  no es una utopía pensar en esa alternativa ya que todo es posible, permitido y autorizado en nombre de su señoría: el covid-19

La pandemia cambio el eje de las realidades y sin pretenderlo fue funcional a las políticas de gobierno, la deuda externa, un dolor de cabeza para Fernández y la Ley de Necesidad Publica, una jaqueca permanente para Omar Perotti encontraron en esta emergencia sanitaria un camino insospechado de solución, el FMI y Lifschitz sucumbieron ante un contexto que los obligó a capitular sus posturas intransigentes, aunque es preciso decir que ambos temas desaparecieron del radar de la gente, en una sociedad impiadosamente mediatizada, lo que ayer fue trascendente, hoy, ya poco importa.

En Santa Fe, los partidos políticos atraviesan por una etapa inédita, sin estar inmersos en las hostilidades tan comunes de los últimos tiempos – toda la atención se la lleva el coronavirus- lo importante pasa puertas adentro de los espacios, donde se tejen y destejen cuestiones intestinas,  un dejavú de recordatorios por aciertos y errores que inevitablemente tendrán repercusiones hacia mas adelante, a la hora de las campañas cuando se deba salir al ruedo para ganar las voluntades del electorado.

La salud, la economía y la política van de la mano transitando esta compleja coyuntura, la salud tiene el enorme compromiso de dar una respuesta responsable para salir de esta pandemia, después la economía se vera obligada a reconstruir el daño provocado por el cese de actividades que causó la cuarentena y por ultimo, atendiendo el escenario social de ese momento, la política deberá reinventarse para volver a seducir a un “renovado” electorado, “la gente no vota por lo que le diste sino por lo que le vas a dar, la gente vota por esperanza”, llegado el momento quien no lo entienda, habrá realizado todo un esfuerzo en vano….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *