Empleadas del Club Náutico Sportivo Avellaneda denunciaron acoso y abuso sexual

Una instructora de zumba que trabajó en la institución fue la primera en denunciar un caso de agresión y otro de abuso. Meses después, una trabajadora de maestranza dijo ser “acosada y hostigada” por un compañero. Las declaraciones de la abogada de una de las denunciantes.

Una trabajadora del área de maestranza del Club Náutico Sportivo Avellaneda denunció que es “acosada y hostigada de forma sistemática” desde hace meses, y el pasado ocho de julio el juez Fabián Vega emitió una orden de prohibición de acercamiento. Lueo se destaparon más acusaciones en la misma entidad.

El caso tiene un antecedente, el de una instructora de zumba que también trabajó en el club y meses atrás denunció que fue víctima de violencia sexual y de género mientras prestaba servicios en la institución, en donde había sido contradada de manera informal y sin ningún tipo de registro. 

En diálogo con el programa La primera de la tarde (Radio 2), Vanina Grosso, abodaga y apoderada de la primera denunciante, dio más detalles del caso. Relató que, hace dos años, el club contrató a la mujer para que diera clases “sin ningún tipo de inscripción, aportes o seguro”.

Luego, contó que “en febrero de este año, al finalizar una clase, quien ejerce la presidencia del club se acercó a ella (la presunta víctima) y la insultó” porque no se estaba cumpliendo con el distanciamiento. El hecho fue presenciado por todas las alumnas que se encontraban presentes, “muchas de la cuales han sido ofrecidas como testigos”, añadió la abogada.

Grosso también se refirió a otro episodio del cual tuvo conocimiento cuando la propia denunciante se lo contó, al acercarse en busca de asesoramiento legal. Según declaró, habría sido víctima de abuso sexual, ejercido también por el presidente de la institución en la oficina de deportes del club.

Ambos hechos fueron denunciados y están siendo investigados por el fiscal Diego Meinero.

“Lo tremendo de esta situación de violencia de género y de abuso sexual, es la ausencia total de registro que hace que los daños no solo del propio presidente sino de toda la comisión directiva sean incalculabes”, apuntó la abogada, que además criticó que no haya mujeres entre los dirigentes del club y reclamó una “mayor participación”. 

Además de resaltar los daños psicológicos ejercidos sobre quien era profesora en el club, Grosso también dijo que cuando la mujer comenzó a denunciar le dejaron de pagar el sueldo. 

Las pruebas

La abogada manifestó que las únicas pruebas de las agresiones verbales hacia la denunciante recaen en las declaraciones que puedan hacer los testigos del hecho (22, concretamente), que ya fueron ofrecidos ante la Unidad de Delitos Sexuales y también, según Grosso, “han sufrido otro tipo de maltratos dentro de la institución”.

También aseguró que el propio club compartía grabaciones para promocionar las clases de la instructora a través de las redes sociales, material que sirve para dar cuenta de que la mujer efectivamente trabajaba en el lugar. Además, agregó que le transferían su remuneración mes a mes a la cuenta de su esposo, dado que ella no contaba con una cuenta sueldo.

Otra denuncia por acoso sexual


El otro caso que se conoció después es el de una empleada de maestranza del club Sportivo Avellaneda, que denunció a un compañero de trabajo por acoso sexual. “Desde que ingresó, hace cuatro meses aproximadamente, soy acosada y hostigada de forma sistemática y constante”, dice la presentación que la víctima elevó a Fiscalía, citada por Rosario12. 

Para este caso, el juez Fabián Vega emitió una orden de prohibición de acercamiento a 200 metros entre la denunciante y el denunciado, la cual incumplen desde el club dado que no se toman las medidas necesarias, consignó el mismo diario.

Consultada por esta otra denuncia, Grosso dijo en Radio 2 que tiene conocimiento de la misms e insistió en que “la comisión fiscalizadora del club no ha actuado en ninguno de los dos casos”. Además, las autoridades de la institución rechazaron la propuesta de crear una comisión de género para controlar este tipo de situaciones.

Finalmente, la abogada descartó que las denucias tengan algo que ver con las elecciones del club, que se realizarán en poco tiempo. 

“Hace años vengo denunciando que sufro violencia y atropellos durante los comicios”, aseguró y remarcó que las denuncias “no tienen ningún tipo de vinculación” con las próximas elecciones institucionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *