El nombre de la Rosa: “El Frente Progresista delinea su presente y proyecta su futuro”.

Son tiempos de acción y proyección para el Frente Progresista, en medio de la turbulencia que generó en el espacio la futura presentación de la “Ley de Necesidad Publica” en el congreso, los máximos referentes políticos de la alianza que lidera por estos tiempos Miguel Lifschitz se reunieron a despuntar de la costumbre criolla de un asado, la misma se llevó adelante en la departamental de la UCR y tuvo como basal motivo establecer estrategias en la coyuntura actual, limar diferencias entre los actores, dejar un mensaje de unidad y proyectar el espacio a futuro..

Sergio Alcázar

Lo que preocupa al Frente Progresista son las señales que se hicieron visibles en la semana sobre “supuestos” apoyos que le estarían brindando dirigentes del espacio al ejecutivo en el próximo tratamiento de la ley de emergencia , principalmente algunos radicales que forman parte de la alianza que se mostraron dispuestos a un acuerdo con Perotti para dar curso a la norma solicitada, ese temor a “fugas” encendió las alarmas sobre un debilitamiento del frente, sumado,  a las palabras de Fascendini, quien oportunamente deslizó la posibilidad de que la UCR emprenda un camino propio electoralmente hablando.

Delineando el presente:

El Frente Progresista esta decidido ha marcarle agenda a la gestión de Perotti, el pedido elevado en Diputados al Ejecutivo provincial para conocer el saldo y disponibilidad  de las arcas al 31 de enero de 2020 determina una postura de presión hacia el gobierno, que también quedó en evidencia ante la solicitud de Clara García diputada del Frente instando al estado a  reclamar los 5.000 millones de pesos que le debe Nación a Santa Fe en concepto del Anses, en política las “casualidades” no existen, lo que hay siempre son “causalidades”, y esta parece ser, una de ellas.

En el presente el espacio se ocupa en conservar la unidad como un bien preciado para mantener inalterable su posición política de cara a estos cuatro años que lo tiene como la principal oposición. La actitud que tomarán en la Cámara Baja sus legisladores,  frente a la aprobación o no de la ley de emergencia que necesita el estado,  dependerá de la letra fina del proyecto, en el Frente consideran vital realizar todas las modificaciones necesarias a la normativa para impedir que el ejecutivo pueda tener algún “superpoder”, las sospechas de un acompañamiento de dirigentes radicales a la ley entraron en un impasse, al menos después de esta reunión, habrá que esperar como responderán los dirigentes llegado el momento y atendiendo este nuevo cuadro de situación que se intenta instalar puertas adentro del espacio.

Proyectando el futuro

En el encuentro de máximos referentes del Frente se delineó los pasos a seguir hacia adelante, mirando a la política tanto de manera “inmediata” como “mediata”, los próximos compromisos electorales del 2021 y 2023 están ya en la orbita de lectura del socialismo,  para definir situaciones y jugadores que “saldrán a la cancha” para enfrentar lo que viene como desafío.

Esta idea de afianzamiento y refundación del Frente esta basada en darle forma a una nueva “coalición”, más inclusiva, participativa y amplia,  con el radicalismo adquiriendo un rol más protagónico, y una prueba de ello esta que se piensa en un radical para acompañar a Lifschitz en la lista cuando compita por el cargo de senador nacional en las intermedias del año próximo o en su defecto se le otorgara al centenario partido el lugar de “primer suplente”, que adquiría un valor superlativo, porque sería la persona que reemplazaría a Lifschitz en la Cámara Alta, llegado el momento, si este accede a la gobernación en el 2023.

No extraña entonces que entre los nombres tirados sobre la mesa figure Fascendini, el  actual presidente de la UCR  en Santa Fe como también José Corral – un deseo de algunos asistentes al convite-  un apellido con peso propio, quien ya participó en la anterior justa provincial siendo el tercero en discordia, y que por su origen radical estaría dispuesto a volver a su primer amor para formar parte de la nueva estructura política que se pretende diseñar.

Las opciones que se barajan para las venideras contiendas electorales incluyen la latente posibilidad que el vice gobernador también sea radical,  el diálogo al respecto esta abierto, porque el socialismo esta convencido que debe expandir las fronteras de los acuerdos, los nombres en danza son los mismos, atendiendo a la premisa de ser aglutinadores del gusto de los electores, todo dependerá de la puesta en escena de Lifschitz para el cargo nacional, de la cantidad de votos que obtenga y del mensaje que deje ese resultado en el electorado santafesino rumbo a la elección para gobernador

Se lo considera a Miguel Lifschitz dentro del Frente como un hábil constructor político, que no deja nada librado al azar y por eso hasta llegó a deslizar el nombre de quien lo reemplazaría en la presidencia de la cámara de diputados llegado el momento si es elegido a senador nacional, la alternativa que se maneja para ocupar el lugar del ingeniero presidiendo la cámara baja santafesina, es de mucha confianza de su persona,  tanto que se podría decir que el traspaso quedaría en “familia”.

Otro de los importantes participantes del “asado” político fue Pablo Javkin, el intendente de Rosario se había mostrado proclive en los últimos tiempos de un acercamiento con el gobernador Perotti, esa “actitud” provocó cierto recelo en muchos dirigentes de la alianza, Fascendini fue el más activo en el encuentro en buscar consolidar la presencia del ex concejal rosarino dentro de la fuerza, por eso el puntual pedido del presidente de la UCR santafesina para que el máximo mandatario de la ciudad deje el espacio “Creo” para volver a formar parte del partido radical, en el imaginario del Frente Progresista se lo tiene muy en cuenta a Javkin como sucesor de Lifschitz para la gobernación en el año 2027 todo supeditado a que Lifschitz pueda acceder al sillón de Brigadier López dentro de tres años.

Son tiempos de efervescencia política en Santa Fe, el gobierno abrió una puerta de diálogo con la oposición de cara al tratamiento de las leyes que le permitan darle gobernabilidad a su gestión, el Frente Progresista atendiendo las necesidades de este momento reunió a la tropa para determinar roles, generar compromisos, para consolidar su estructura y definir su futuro. De ahora en más queda por verse si lo conversado en el distendido encuentro de la otra noche queda plasmado en los hechos, a la hora de la verdad o de las manos levantadas en un congreso.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *