En San Cristóbal una final de fútbol se convirtió en una batalla campal.

En el marco de la Copa Ciudad de San Cristóbal, evento organizado por el municipio de la ciudad en conjunto con los clubes Independiente y Ferro Dhó, el partido de primera tuvo que ser suspendido por agresiones y peleas entre los jugadores de ambos equipos.

Solo duró 9 minutos el encuentro lo que se programó casi seis meses, en 540 segundos destruyeron, quizás, lo que fue el último clásico de la ciudad entre Independiente y Ferro, consignan los medios locales.

La escena que quedó registrada por el celular de un espectador, la rivalidad es reconocida en las ligas de tierra adentro en la provincia, pero en un instante todo se desmadró y los protagonistas del encuentro se dedicaron a definir el resultado en otro ámbito, el de los puños.

El árbitro no pudo contener la situación y ante un hecho que se había tornado inevitable, opto por la suspensión del partido, fueron momentos de preocupación para los asistentes al mismo, porque lo visto dentro del reducto del campo de juego instalo el miedo en un escenario donde solo se debía jugar un cotejo de fútbol

Lo cierto es que lejos de reprogramarse una fecha para la continuidad del partido, los organizadores directamente decidieron que el juego no se dispute, permitiendo que se desarrollen solo las contiendas de 5ta división y el partido de los equipos femeninos de ambas instituciones deportivas.

Fuente: viapais.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *