Entró en el Libro de los Récords Guiness como “la mujer más pesada” en completar unos 42 kilómetros

Jennifer Smith, de los Estados Unidos, tardó 11 horas, 50 minutos y 56 segundos en recorrer esa distancia. Lo hizo acompañada del aliento de su familia y con el aval de médicos especialistas.

La norteamericana Jennifer Smith se transformó, al completar Mainly Marathons Heartland, en la mujer más pesada del mundo en terminar los 42 kilómetros, de acuerdo a las estadísticas del libro Guinness de récords mundiales.

En Clinton, ubicada en la ciudad de Iowa, Jennifer cumplió con sus dos metas: completar un 42k y hacerlo en menos de 12 horas. Con el aliento de su familia, aprovechó que la organización de este evento, que se realizó el 11 de julio de 2019, cuenta con un tiempo más prolongado para terminar la prueba, y logró alcanzar la hazaña en 11 horas, 50 minutos y 56 segundos.

El anterior récord mundial databa del 2017, cuando la corredora Ragen Chastain, de 130 kilos, logró completar la distancia madre del atletismo: los 42 kilómetros y 195 metros.

Sin dudas, este hecho generará polémica sobre riesgos y posibilidad de lesiones al realizar un esfuerzo de este tipo con sobrepeso. A pesar de ello, Jennifer expresó que antes de encarar el desafío“consultó a varios médicos”. Incluso, la runner realizó una dieta para bajar unos kilos antes de correr.

Promesa cumplida

La idea de completar un maratón viene desde 2018, cuando falleció su padre, que fue la persona que la alentó a correr. En 2013, la ahora runner, hacía roller derby -carrera de patines tradicionales al rededor de una pista ovalada-, pero tras un accidente debió pasar por el quirófano y casi deben amputarle una de sus piernas.

De hecho, le costó volver a caminar y tardó varios meses en recuperar la movilidad. Allí fue cuando su padre la incentivó a correr. “Mi padre siempre me decía que podía hacer cualquier cosa que pusiese en mi cabeza y que si algún día fuese a correr un maratón, él intentaría estar allí. Yo le prometí que algún día lo haría”, le recuerda a Runners World.

Sobre sus comienzos como runner, Jennifer rememora: “Cuando comencé a tratar de ponerme de pie y caminar, me aventuré en los 5 kilómetros. Estaba muy frustrada porque no podía encontrar remeras lo suficientemente grandes y no había muchas personas de talla grande”.

Y continúa: “Así que me convertí en defensora y no solo presioné para correr más de 5K, sino también para obtener tamaños más grandes y hacer que más personas comiencen a moverse. Una vez que comencé a hacer eso, decidí ¿por qué no esforzarme al máximo?”.

El aliento de la familia

“No te detengas, seguí”, le gritaba su hermana, lo que la motivaba a cada paso. Cada metro que avanzaba la acercaba a la meta. Ver a sus sobrinos al costado de la calle le daba más fuerza, a pesar del cansancio.

Sobre la significancia por concretar su meta, explicó: “No solo estoy tratando de establecer un récord, sino que estoy tratando de enseñarle a la gente que pueden superar sus límites, nunca darse por vencidos y pueden hacer cualquier cosa que se propongan“.

“Le prometí a mi papá que iba a hacer una maratón. Hoy ya no está con nosotros, por lo que me emocioné un poco hacia el final cuando supe que iba a terminar. Él estaba acá conmigo”, confiesa.

¿Cuál será su próxima meta? Jennifer no tiene dudas y va por más: proyecta completar una ultra maratón de 50 kilómetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *