Especialistas cuestionan a las escuelas especiales como herramienta de inclusión educativa.

La escuela especial como una herramienta de inclusión de las personas que tienen alguna discapacidad fue cuestionada por especialistas quienes manifestaron la necesidad de ampliar la idea de inclusión y acompañar al niño no solo desde lo pedagógico sino desde lo emocional con la formación de acompañantes terapéuticos.

“Hay que pensar qué tratamiento se lleva a cabo para cada niño, cómo se lo acompaña, eso es lo que va a determinar si una escuela es inclusiva o no”, dijo  José Miguel Leo, socio y educador del Centro de Educación Especial Balmes 1 de Barcelona, España.

En este sentido destacó que “hay que determinar la capacidad de construir un dispositivo de acompañamiento que incorpore algo de esa persona que se pueda reconocer en ese lugar y generar condiciones de habitabilidad que le permitan introducirse en esa clase a partir de algo suyo, poder respetar algo de lo que trae y de su manera de estar en el mundo”.

Escuelas especiales o escuelas comunes para chicos con discapacidad, la inclusión educativa y la diversidad fueron debatidas por especialistas en el primer Congreso Internacional sobre Inclusión Escolar que organizó la diplomatura “Coordinadas de lo posible” de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Untref).

Leo, educador social y docente de la Universidad de Cataluña, aseguró que “no podemos pensar a la inclusión educativa como a una muñeca rusa, donde un grupo más pequeño queda contenido dentro de otro. Si la podemos pensar como un movimiento de apertura donde constantemente ponemos a prueba la normativas y aceptar que hay muchas maneras de acercarse a los contenidos que queremos transmitir como docentes”

Para Aldo Ocampo González, director y fundador del primer Centro Latinoamericano de Educación Inclusiva, “se sataniza mucho la educación especial diciendo que hay que eliminarla, porque se piensa que estando todos juntos es una manera de inclusión pero el tema es que esto no garantiza mayores niveles de participación ni de tolerancia”.

Precisó que en Latinoamérica “los gobiernos están preocupados en crear condiciones de equidad para sus estudiantes, el problema es que esa equidad es en bloque o sea dar a todos lo mismo y no se piensa en la multiplicidad de diferencias que hay en los estudiantes, todos necesitamos el derecho a la educación pero no de la misma forma”.

Indicó que en países como Perú, Ecuador y Colombia “se apostó a la formación de profesores con este paradigma hay una mayor inserción, pero se siguen pensando a los alumnos como sujetos raros y no colectivamente como personas con una multiplicidad de diferencias que tiene que estar dentro del espacio escolar”.

Liliana Charon, directora de la Asociación Misionera de Asistentes y Acompañantes Terapéuticos de Posadas, dijo que “incluir va desde lo social, lo emocional de compartir en un mismo momento y tiempo y lugar, respetando los tiempo de cada niño. Pero en la integración se comparte el mismo espacio, aunque no siempre el mismo momento y tiempo”.

“Hoy los maestros especiales no aceptan el trabajo de los acompañantes terapéuticos que desarrollan una tarea direccionada hacia una persona, pero este sujeto no es sin sus medios, sin sus vínculos Y lo escolar no es la excepción, forma parte de su cotidianidad y es el primer ámbito social extra familiar”, aseguró Charón

La posibilidad de un acompañante terapéutico en integración escolar “permite garantizar el derecho a la educación de todos los niños, niñas y jóvenes mediante un dispositivo que se implementa para acompañar a aquellas personas que necesiten un refuerzo psicosocial, emocional o conductual durante su estadía en el aula”, precisó.

Por su parte Gabriel Asprella, coordinador del área educativa de la Untref, manifestó la necesidad de reforzar la idea de inclusión educativa “como lazo social, en el vínculo con los otros, construir una mirada más psicológica y pedagógica de la inclusión”.

En tanto, Denise Najmanovich, epistemóloga y docente de la UBA, destacó que la normalidad “supone a un conjunto abstracto, cada uno es diverso en su singularidad, la clave es saber convivir en la diversidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *