Estigmas de campaña

Se dice que un “estigma” es una marca o señal que tiene su origen en una razón sobrenatural, que aparece en el cuerpo de algunos santos y es signo de su participación en la pasión de Jesús o quizás se remita a un rastro que deja un hierro candente en la piel como signo de esclavitud o de infamia.

Sergio Alcázar

La introducción solo sirve de referencia para citar las “señales” que van dejando los espacios políticos en Santa Fe de cara al próximo año electoral  donde estarán en juego cargos municipales y nacionales. Dicha contienda comicial permitirá delinear un nuevo mapa del poder real en la provincia y proyectar el escenario hacia el 2023 donde se dirimirá nuevamente quien se hará cargo por cuatro años del sillón del “Brigadier López”.

Miguel Lifschitz hizo publico un deseo que venia guardando con recelo, el presidente de la Cámara de Diputados blanqueó su intención de competir por el cargo de senador nacional en las intermedias del 2021, este medio hace mas de seis meses viene anticipando esta decisión, que se cristalizó en las palabras del ex gobernador, supimos ver las “señales” que hoy se convirtieron en un hecho prácticamente consumado.

Lifschitz siempre tuvo en claro en su escenario posible convertir la elección del año próximo en una gran PASO o en un “cabildo abierto” para medir fuerzas, esperando que la participación del electorado santafesino le brinde el empujón necesario para llegar con expectativas ciertas al 2023, donde espera amenazar la continuidad del peronismo en el poder, todo dependerá del acompañamiento de la gente y del mensaje que entreguen las urnas con vistas a ese objetivo deseado.

En el Partido Justicialista el escenario es más difuso, dos nombres siguen dando vueltas para la categoría senador, Sacnun y Mirabella son números puestos, aunque algunos sectores del peronismo buscan agregar sus propios alfiles a la partida, el interrogante que sobrevuela el presente del partido que conduce el diputado Ricardo Olivera es como instrumentar la elección de los candidatos del espacio para esa contienda.

“Internas o unidad” es la disyuntiva que devela a los dirigentes para darle contendido al espacio, más que una cuestión de formas es de fondo el problema que atraviesa el peronismo. La tarea que les cabe a los estrategas del partido es encauzar nuevamente todas la voluntades detrás de un objetivo en común,  para poder mostrarse competitivos en un escenario que por ahora asoma complicado.

El peronismo debe recomponer sus fuerzas, primero sanando heridas internas que se generaron luego de la victoria de Omar Perotti en junio pasado. En el camino de la aprobación de la Ley de Necesidad Publica fueron muchos los hechos que pusieron en evidencia que la lograda “unidad” partidaria dejó de ser tal, los intereses personales pesaron más que las necesidades partidarias y allí todo empezó a desmadrarse.

“No estoy de acuerdo en saltar de cargo en cargo”, con esta frase José Corral mostró su enojo por la postulación prematura de Miguel Lifschitz para candidatearse al cargo de senador nacional. El ex intendente de Santa Fe de esta manera dio por tierra cualquier posibilidad de formar parte de ese frente amplio que esta pergeñando el ex gobernador.

Corral-aunque lo niegue- llegado el momento formara parte de la grilla de candidatos del Frente Juntos por el Cambio en Santa Fe, aunque todavía es impreciso ubicarlo en alguna meta de largada, senador o diputado nacional son las opciones latentes, la decisión final de donde jugará dependerá de una cuestión personal del dirigente radical y sobretodo de que lo determine la jefatura del espacio, atendiendo la interna instalada por el control del poder entre Angelini y Roy López Molina, quienes reeditaran otra vez un duelo que pugnará por quedarse con la autoridad partidaria de la ex Cambiemos en la provincia.

En lo local se pondrá en juego en el 2021 la renovación de parte de la bancada de concejales, con epicentros de atención en Rosario y en la ciudad de Santa Fe. El conflicto del transporte urbano estableció un parámetro de fortalezas entre Pablo Javkin y Emilio Jatón. El intendente santafesino logró que se levantara la medida de fuerza en su ciudad y pudo sacar una luz de ventaja sobre el mandatario rosarino, que aún deberá esperar por la normalización del servicio.

Ambos dirigentes gozan de una interesante proyección a futuro, siendo nombres muy tenidos en cuenta dentro del Frente Progresista para dotar de continuidad en el poder al espacio. Tanto Javkin como Jatón saben muy bien que como les vaya electoralmente en sus distritos en las elecciones venideras definirá en gran parte sus aspiraciones futuras, las señales que muestran son claras: la casa gris es una meta que decanta por si sola en el deseo de ambos, solo queda por develarse como cada uno quemara etapas para llegar a cumplir con ese objetivo.

La pandemia es la principal preocupación de los dirigentes políticos en la provincia,  eso no quita que algunos candidatos hayan decidido empezar a revelar sus cartas para dejar tímidamente al descubierto sus intenciones a futuro. Ellos trataron hasta ahora por todos los medios de cubrir sus pistas pero los signos finalmente cobraron evidencia, tanto los sutiles como los notorios. Prestar atención a esos “estigmas” es una tarea que nos permitirá entender como llegaran los espacios a la próxima partida y sobretodo con que posibilidades cuentan de ganar al momento en que las urnas con su veredicto determinen quién manda…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *