Estrategias de Campaña: Cuando se juega a perder para que el otro no gane.

Es archiconocida la historia que en Cambiemos las cuestiones importantes y las decisiones determinantes se definen en Balcarce 50. La injerencia de Duran Barba y de Marcos Peña en el contexto nacional del espacio, es casi absoluta.

Los santafesinos vimos en primera persona el poder de fuego que ostentan los estrategas de Macri, lograron el resurgimiento milagroso de Roy López Molina, al mismo tiempo el ocaso de Federico Angelini,  en un solo movimiento de piezas, demostración del peso especifico que tiene el centro de poder del Pro en Capital Federal, para digitalizar los pasos que deben seguirse en cada distrito.

Para Santa Fe,  la decisión de la cúpula de Cambiemos era que no haya internas y así fue, sin importar las consecuencias, se debía trasuntar unidad y eso fue precisamente lo que entregaron. Un ordenado escenario de dirigentes cumpliendo al pie de la letra el libreto propuesto.

En estos tiempos tan rispidos y negativos para las aspiraciones de Cambiemos, con encuestas en cada provincia, que lo muestran lejos de las posibilidades de éxito, se pergeño en las oficinas de Duran Barba y Peña una estrategia tan puntual como arriesgada.

El objetivo que se han planteado en esta época de urnas vacías de intención de voto, es sufrir el menor daño posible, traducido a acciones electorales, significa dinamitar las posibilidades del peronismo/kirchnerismo en cada una de las provincias donde se desdoblen los comicios previos a las contiendas nacionales de agosto y octubre.

Las estrategias políticas siempre son llevadas adelante respetando patrones, acciones que se repiten metódicamente. En las elecciones de Neuquén y Río Negro la ingeniería de campaña se ciñó a los protocolos elaborados desde el control de mando.

Capítulo Neuquén

En la previa de esa elección de mediados de marzo de este año, los popes de Cambiemos apoyaron abiertamente la candidatura de Horacio “Pechi” Quiroga que se enfrentaba al Movimiento Popular Neuquino (Gutiérrez) y al Kirchnerismo (Rivoseco).

Las encuestas los meses anteriores a las elecciones le otorgaban a Quiroga reales posibilidades de acceder a la gobernación de Neuquén. El candidato Radical recogió enormes muestras de apoyo, Macri lo recibió en Buenos Aires para bendecirlo, Marcos Peña también hizo lo propio.

Patricia Bullrich viajo hasta la provincia del sur de Argentina para brindarle su voto de confianza, como lo hicieron Rogelio Frigerio y Horacio Larreta que acompañaron a Pechi en recorridas de campaña en territorio neuquino. Eran tiempos de amor  y exceso de confianza.

Pero la última semana todo cambio, los números no eran tan favorables como al comienzo para el candidato a gobernador y desde el comando de operaciones se decidió desviar la atención del objetivo hacia otra parte: la consigna era que el Kirchernismo no ganara, para eso debían vaciar de contenido a su delfín en Neuquén.

Los potenciales 25 puntos que tenia Quiroga como una base de apoyo del votante de su provincia y que sostenían sus esperanzas de triunfo se convirtieron el día del recuento en un magro 15%, algo había dinamitado sus posibilidades, ¿habrá sido esa la estrategia?, si es así el objetivo se había ejecutado puntualmente, Rivoseco candidato K había perdido, dándole la victoria al MPN, en Balcarce 50 pudo tomarse, como misión cumplida!!.

Capítulo Río Negro

Lorena Matzen es una Diputada Nacional por la Provincia de Río Negro. Se considera Radical desde el alma, fan de Arturo Illia y Raúl Alfonsín. Llegaba a la contienda electoral ungida como la candidata de Macri.

Como parangón de la elección de Neuquén, los principales referentes de Cambiemos  desfilaron para darle fortalezas a la candidata, que igualmente no atesoraba un gran caudal de votos, como para ilusionarse.

Lilita Carrio fue a visitarla para intentar levantar su imagen, Rogelio Frigerio participo en el lanzamiento de su candidatura, Bullrich tenia previsto visitarla pero un infortunio de salud impidió el acompañamiento aunque lo compensó con un emotivo vídeo donde dejaba en claro su incondicional apoyo.

Las posibilidades de hacer una buena elección se disiparon días antes de la contienda cuando los sondeos no favorecían demasiado a la  candidata de Cambiemos. Analizando el escenario, los estrategas de Buenos aires pusieron nuevamente en marcha la estrategia de evitar que gane Martín Soria del FPV.

Arabela Carreras candidata de Juntos Somos Río Negro se llevó la victoria contundentemente y en el Pro la festejaron como si fuera propia, se había cumplido otra vez el plan, el kirchnerismo había perdido y también Lorena Matzen que había visto licuar su intención de voto a un escueto 5,72% del electorado, esta vez la candidata dejo entrever su enojo denunciando que desde Cambiemos, la habían abandonado.

El borrador de Santa Fe

Tomando Neuquén y Río Negro y haciendo un necesario paralelismo con el momento preelectoral de Santa Fe, encontramos muchos puntos de coincidencia, datos que se repiten con situaciones similares, que por lo menos, pueden encender algunas alarmas.

Que tienen de parecido los casos de Quiroga-Matzen con la postulación de Corral en Santa Fe, mucho y la similitud asusta. Vale recordar la impronta partidaria de los candidatos (radicales), las señales positivas desde Buenos Aires hacia los postulantes a la gobernación, el acompañamiento real de las principales figuras del espacio, las fotos y la sensación de cabal encolumnamiento de Cambiemos, detrás de sus causas.

En las elecciones de Neuquén y Río Negro, el apoyo se esfumó de un momento a otro, los números negativos de encuestas previas (Corral anda por los 15 puntos y no crece) y la imposibilidad de torcer la historia, llevaron a los titiriteros de calle Balcarce 50 a abrazarse al mal menor y pusieron en marcha la estrategia de evitar que el peronismo triunfe, para que los sucesivos traspiés electorales del espacio no instalen una derrota anticipada de Cambiemos en el escenario nacional de octubre próximo.

Por todo lo enunciado no resulta para nada descabellado pensar que en Santa Fe, salvo un panorama muy alentador en contrario,  continúen meticulosamente con el plan, que ya tiene un par de capítulos escritos y que se trata simplemente de “jugar a perder, para que el otro no gane”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *