Fabián Belay y la reapertura del Buen Pastor: “Esta obra es el fruto de lo mejor de mucha gente”

El sacerdote Fabián Belay es el responsable de la Pastoral de drogodependencia de Rosario, a partir del enorme trabajo que realiza desde la comunidad del Padre Misericordioso. El cura se prodiga diariamente en su tarea de acompañar a aquellos que padecen adicciones como también con los que atraviesan una situación de calle. Los “rotos de la sociedad” como los identifica. Belay es un ejemplo de dedicación y esfuerzo para estar cerca de los que más necesitados. El padre en dialogo con La Voz de Rosario nos transfiere las emociones y sentimientos que lo embargan en las horas previas a la inauguración de un Refugio y una Casa de Medio Camino en el emblemático edificio el Buen Pastor.

¿Fabián Belay cuales son las sensaciones que te genera esta reapertura de un lugar tan emblemático para Rosario como el edificio del Buen Pastor para una causa de tan profundo sentido social?

Primero lo que me surge en el corazón es una gran alegría porque en medio de toda esta situación que vivimos como país y como planeta hubo un compromiso muy grande de un montón de personas que posibilitó que se abra el refugio. Es el resultado de la colaboración de mucha gente, de empresarios y de muchas personas que aportaron su granito de arena. La pandemia sacó lo mejor y lo peor de todos, uno en lo personal puedo decir que esta obra es el fruto de lo mejor de mucha gente.

¿Que significado tiene para vos dentro de tu permanente trabajo social la inauguración de esta obra?

Primero como respuesta al Evangelio y al magisterio del Papa Francisco sobre una iglesia abierta, como una tienda de campaña para recibir a los más vulnerables,  a los más rotos de la sociedad. La vivencia de una comunidad cristiana que se basa en el amor en la integralidad. Vamos a tener espacios para alojar a las personas que estan en situación de calle para que puedan tener un alojamiento, ropa y un alimento. También se le va a brindar en la casas de medio camino un lugar para aquellos que terminaron los tratamientos de recuperación de adicciones, un ámbito para la reinserción, vamos a tener así  los dos extremos del proceso. Los que estan aún en situación de calle empiezan a hacer un camino y aquellos salidos de la calle vuelven otra vez para buscar su reinserción social,  para lograr su autonomía, porque la casa de medio camino apunta sobretodo a que las personas que estén en ella vayan logrando independencia en lo laboral, en lo habitacional y también en lo social. Es super significativo para la obra nuestra del Padre Misericordioso y de la iglesia diocesana.  

Cual es el proyecto que tenes preparado para el “Buen Pastor”. ¿La idea es atender varias problemáticas sociales?

La verdad que el edificio históricamente en la ciudad brindó siempre una respuesta en lo social al tema de la mujer, nosotros apuntamos a un Centro de Día para que los jóvenes de la calle puedan tener un ambiente donde puedan acceder a terminar la escuela primaria, secundaria, aprender oficios y demás. Pero hay otro sector del edifico que se proyecta para la mujer, para todas las cuestiones que atañen  a las vulnerabilidades que se ven expuestas muchas mujeres,  como el tema de las adicciones, la trata y la violencia de género. Esta en el horizonte de lo que vamos haciendo, es un sueño que Dios nos pone y en eso es bastante insistente y nosotros tenemos que ir respondiendo en la medida que se den las posibilidades a esos sueños.

¿Cuando este lugar vaya cumpliendo con el cometido social buscado, crees que puede replicarse en otros sitios de la provincia de Santa Fe?

Si totalmente se puede replicar porque las personas en situación de calle existen en el primer mundo y en países del subdesarrollo, es una realidad y esta presente en todas las ciudades importantes del mundo y en nuestro país. Es una propuesta para que el joven que esta atravesado por el consumo y la falta de posibilidades pueda tener un lugar donde se sienta alojado.  Es necesario que tanto en la ciudad de Santa Fe, Reconquista, Rafaela y Villa Gobernador Gálvez  esto se pueda repetir como propuesta. Hay muchos jóvenes y muchos adultos que estan necesitados de ayudar, si la sociedad responde y la comunidad se organiza nos daremos cuenta que hay mucha gente que quiere colaborar en este tipo de iniciativas. A veces falta el empujón para llevarlo adelante. El bien contagia, ojala sea así y que esta obra contagie.

¿Cómo consideras que será la respuesta de la sociedad a esta iniciativa?

Siempre hay una parte de la sociedad que ve bien todo el trabajo de promoción con el pobre y sabemos que hay otro sector que lo estigmatiza todo el tiempo. Existe una comunidad en el “Buen Pastor” de gente motivada con esto. La verdad que nos sorprendió el apoyo, tenemos más de 100 voluntarios que se han sumado. Hubo gente que vino todas las semanas a hacer una tarea y otra que colaboró económicamente, cada uno en lo suyo se involucró. Hay quienes entienden la solidaridad como un evento, uno como sacerdote ve que la caridad más que un evento es un proceso de acompañamiento.

¿Como fue la relación con el Arzobispado en todo el proceso para llevar adelante este proyecto?

El Obispo se puso a la cabeza de este proyecto desde el primer momento en que las “hermanas del Buen Pastor” aceptaron el pedido del obispado para cedernos el lugar. Fue el propio Eduardo Martín quien me pidió un  proyecto para llevar adelante en el edificio. Es un camino que se hizo de la mano del Obispo y en ese sentido el apoyo del Arzobispado ha estado desde el primer día. Estoy más que agradecido por ello.

¿Existe predisposición del gobierno provincial para acompañar estas iniciativas de contenido social?

Uno de los fines de la iglesia es la caridad, es un compromiso que genera espacios y obras que brindan oportunidades a los mas vulnerables y el estado por su parte persigue como fin el bien común de la sociedad,  por esa razón debe haber un apoyo gubernamental no solo a la iglesia sino a todas las instituciones que trabajan con la población de los barrios marginados. En este momento tenemos espacios de dialogo con el gobierno provincial, en los cuales nos han manifestado abiertamente su apoyo a nuestra tarea y eso a nosotros nos genera mucha alegría. Es buscar un camino de mayor encuentro para trabajar juntos, uno ve  buena predisposición del gobierno para acompañarnos en esta tarea de brindarles oportunidades a los que más necesitan.

¿Como hombre de la iglesia que significa para vos que la inauguración se lleve adelante el día de la virgen Inmaculada Concepción de Maria?

Este lugar se abrió a la gente el día de la virgen. Un 8 de diciembre hace un año este edificio se volvió a  abrir a la comunidad.  Todos los años celebramos a la Virgen Inmaculada y al Padre Misericordioso y lo hacemos con todos los equipos que trabajan en los barrios, en las granjas y en los centros ambulatorios. La Virgen ha querido que sea ella la madre de toda esta obra del refugio y de un hogar. Que mejor festejarlo el día de la madre de los cristianos para que esto tome olor a ternura y a hogar en honor a ella.  

¿Qué palabras no podrían faltar en tu discurso inicial el día 8 de diciembre cuando se dé por inaugurado el lugar?

La primer palabra que no podría faltar es gracias, y también agradecimiento, para mi es importante eso,  porque nada de esto se podría haber hecho sin el agradecimiento a todos los que se comprometieron en ayudar.  Otra palabra es familia porque todo esto lo que quiere generar es eso, somos una familia que empezamos a transitar un camino. Otras son amor y misericordia, muchas veces se piensa que la iglesia entiende la misericordia y el amor como asistencialismo y en realidad tiene que ver con reconocer la dignidad del otro y acercarles las oportunidades para que puedan hacerse de los derechos que le corresponden por ser hombres, mujeres y en definitiva,  seres humanos.

¿Habrá un antes y después para Fabián Belay con la concreción de esta obra?

Creo que todas las experiencias de la vida te marcan, para mi fue una grata experiencia el testimonio de mucha gente, ya que eso es un motor para poder ver como Dios obra en los demás a través del trabajo conjunto y de hermanos que nos vamos retroalimentando y contagiando en esto de querer hacer el bien.  Es una bendición en mi vida poder ser testigo de esta obra.

One thought on “Fabián Belay y la reapertura del Buen Pastor: “Esta obra es el fruto de lo mejor de mucha gente”

  • 8 diciembre, 2020 at 12:55 pm
    Permalink

    yo soy una mujer ke le debo todo al buen pastor.pase , mi imfancia ..aprendi..los valores de la vida …las madres reemplasaban las nuestras y ke le puedo desir si pudiera bolver bolveria fue mi hogar ..y lo amo

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *