Galerías Rosarinas: Una acuarela gris de negocios cerrados.

La crisis pega y duro en la economía nacional, Rosario no es una excepción, el drama de las persianas bajas se da con intensidad por estos días.

Los costos fijos de muchas pymes son inviables de soportar, los servicios que aumentaron enormemente en los últimos tiempos, las cargas sociales, los impuestos y la inflación permanente es un cóctel demasiado fuerte para los bolsillos de los dueños de pequeños negocios que ven derrumbarse sus expectativas de progreso de un día para otro.

Luis un comerciante de la Galería Libertad del centro rosarino no oculta sus miedos: “Todos los días nos encontramos con un nuevo negocio cerrado en esta galería, ya son más de diez en pocos meses, si miran bien la cantidad de carteles “Se Alquila” que hay es increíble, se hace muy difícil así, no se puede pagar ni la luz ni el gas, los artículos que vendemos vienen siempre con un nuevo aumento de parte del proveedor, y no se los podemos trasladar al cliente porque nadie los compraría” nos cuenta con signos evidentes de preocupación.

Haciendo una recorrida por las principales galerías de Rosario como Centro, del Paseo, Libertad, del Rosario, Mercurio y Peatonal Corrientes nos encontramos con un promedio de más de 10 locales vacíos en cada una de ellas, es todo un síntoma de que la recesión termino con la vida de muchas iniciativas comerciales.

No solamente se trata de emprendimientos personales  nuevos sino de marcas comerciales ya instaladas en el mercado.

Para la crisis actual no importan los rótulos, la caída en las ventas golpea de la misma manera a todos, “si la gente no tiene para comer como pretendes que compren cosas que no son de suma necesidad, si no le damos un ingreso digno a la gente común, es imposible que el circuito comercial se recupere” se descargaba el dueño de una relojería.

Todos ruegan por un urgente cambio en el rumbo de la economía, sino tendremos muchos más casos como estos engrosando las estadísticas, por lo visto por señales que dan desde el gobierno nacional, eso no sucederá, al menos en lo inmediato, por lo cual deberemos mal acostumbrarnos a convivir con el sufrimiento y con la tristeza que implica ver todos los días, tantos sueños y futuros rotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *