Gente que lo entendió todo: “Un panadero regala pan a los vecinos del barrio que pasan necesidades”.

En tiempos de crisis afloran lo más variados sentimientos, la solidaridad, la vanidad, la mezquindad y la grandeza. Por eso hay que detenerse en hechos que vale la pena reconocer, como es el caso del panadero de la zona oeste de Rosario que ayer “decidió” regalarle pan a aquellas personas de escasos recursos que no tengan la posibilidad de acceder al alimento o están sin trabajo.

La movida solidaria tuvo su inmediata respuesta, en breve lapso de tiempo, más de 300 personas hicieron cola- con las debidas medidas de precaución por la emergencia sanitaria – en la puerta de su local, y aunque no quiso precisar numero, fueron muchos los kilos entregados a los vecinos.

Acosta, es el apellido del comercio- contó el porque de esta idea: “Me levanté y quise regalar pan”, fue la razón simple y poderosa que empujó al dueño del local a realizar semejante acto solidario, el negocio esta ubicado en calle Presidente Perón al 6100.

Luego agregó que no cree “en ninguna religión” y este gesto de ayuda esta motivado por la situación económica que atraviesa el país, por las dificultades que tienen muchos vecinos del barrio para comprar alimentos más aun en este momento de crisis por la cuarentena del coronavirus.

“Estos últimos días estuve viendo mucha necesidad, porque la gente está sin trabajar y se me ocurrió tratar de ayudar de alguna manera. Por lo menos, al que vive al día, que tenga un poco de pan en la mesa”, se sinceró Acosta sobre los motivos que lo llevaron a decidir actuar de esta manera

Y agregó: “En cuestión de 30 minutos esto era una bomba. Y te aseguro que el 95 por ciento de la gente que vino pasa necesidades”, aseguró el panadero, quien por razones de seguridad prefirió llamar a la Municipalidad para que monitoreara la entrega de pan, remarcó.

Para terminar el comerciante vaticinó: “Si la gente se comporta así, voy a regalar durante siete días” y si bien prefirió no hablar de cifras concretas, aseguró que fue una gran cantidad la que regaló en la primera jornada.

El expendio del alimento básico será, de 9 a 12, y durante los próximos seis días. Si bien ayer contó con asistencia de la Guardia Urbana Municipal (GUM), la gente se comportó con respeto y muy tranquila.

Fuente: La Capital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *