Hoy solo importa decirle adiós a un querible “duende de potrero”.

Los duendes son conocidos como criaturas mitológicas, fantásticas, hasta se las consideran mágicas, que suelen “apoderarse” de los hogares y encantarlos, eso hizo Tomas Felipe Carlovich con el barrio de Tablada y con su “hogar” el Gabino Sosa, donde desparramó un talento que escapó a los confusos limites de la realidad porque dentro del campo de juego fue capaz de desafiar a la lógica para acunar hazañas futboleras irrepetibles.

Sergio Alcázar

Y porque fuera de el, fue un tipo por demás querible, amiguero, bondadoso y simple. Que prefirió vivir en los suburbios de la fama, a la sombra de los flashes,  antes que disfrutar las mieles del éxito, tuvo todo para ser una estrella del fútbol pero le escapó al glamour del dinero y a las portadas de los medios deportivos , le importó más seguir siendo terrenal, humanamente terrenal, su ADN de barrio fue para él un valor de vida nunca negociable.

Hablar de política en medio de la triste partida del Trinche hasta carece de sentido, pero debemos hacerlo aunque sea tímidamente para recorrer el escenario santafesino una vez mas, donde el Frente Progresista aprovechando el impasse de la cuarentena esta planificando a futuro un frente mucho mas amplio y no tan progresista, que involucraría actores políticos de cambiemos, radicales y hasta peronistas, para generar una alternativa aglutinadora para lo que viene, apuntando principalmente a tener una estructura armada para  competir con posibilidades ciertas en las elecciones del 2021 y sobretodo en el año 2023 donde estará en juego la gobernación, un faro que ilumina su camino,  para el cual trabaja Lifschitz desde hace un tiempo.

En el peronismo las cosas están más complejas, las bases del partido no están tan sólidas, la “unidad” mediante la cual accedieron al gobierno se disipó poco tiempo después de recuperar la provincia. El desafío que tiene por delante el PJ es reinventarse, seducir otra vez a sus dirigentes generando un lugar de pertenencia donde se puedan renovar con convicción los votos partidarios. “Para un peronista no hay nada mejor que otro peronista” es la consigna que reclaman puertas adentro del espacio, es la tarea que deberán asumir con integridad los que conducen los destinos del partido para recuperar la confianza de sus fuerzas, un trabajo que requerirá de mucha estrategia y de grandes dosis de dotes de convencimiento.

En el medio de los dos polos de mayor peso especifico de la política santafesina está parado Pablo Javkin,  intentando acomodarse en el escenario domestico, el intendente sabe muy bien que los mas de diez días sin circulación del virus covid-19 en la ciudad de Rosario le otorgan un respaldo importante en la preferencia de la gente, por eso se anima a ponerse en la vereda opuesta de los máximos referentes políticos de la provincia, quiere hacer crecer su luz propia y juega la partida sabiendo que si lo hace bien le dejara buenos réditos políticos a futuro, por eso apunta a la reactivación de la economía, surfeando por encima de la pandemia, atiende el pedido de muchos rosarinos que padecen este tiempo de bolsillos muy flacos, convencido que ahí estará la mayor recompensa.

Pero la vida rápido nos devuelve al principio, la política podrá esperar un poco, porque el dolor que atraviesa por estas horas a los rosarinos no admite atajos, una multitud de personas desafió el aislamiento para concurrir al estadio de Central Córdoba  para darle el ultimo adiós a este inmaculado estandarte de barrio, al ídolo de arrabal, al jugador que les regaló un pedacito de felicidad cada fin de semana en la liturgia del fútbol y que quedó grabado a fuego en el corazón de los hinchas, porque el amor hacia el jugador no entiende de razones sin importar que los recuerdos ya estén teñidos de color sepia.

Lo que hace que el dolor por su fallecimiento sea mas incomprensible fue la forma en que Carlovich encontró la muerte, en manos de la bajeza humana y del absurdo robo de una bicicleta, el Trinche merecía otro final, y encontrar a los culpables no subsana lo hecho, la tristeza provocada por su perdida no tendrá nunca fecha de vencimiento, el pedido de justicia será eterno, mas allá del castigo mismo, este lamentable hecho tiene que servir para que cambie algo, para que la muerte deje de merodear en cada esquina, agazapada, falaz, escondida detrás de la impunidad  que han permitido los sucesivos gobiernos.

El 8 de mayo del 2020 falleció Tomas Felipe Carlovich nos contaran las crónicas de la época y recordaran su paso por el fútbol, los mitos y fabulas que ha generado su figura, harán mención del don de buena persona que lo distinguía, y hasta entregaran un párrafo al sincericidio de Maradona que lo reconoció como mejor jugador que él, de ahora en mas se escribirá su fabula, los juglares de este tiempo se encargaran de darle forma a su leyenda, pero será para mas adelante, porque hoy nada importa, solo decirle adiós a este querible duende de potrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *