Imputaron a integrantes de una banda delictiva que aterrorizó a la zona sur de Rosario y a Villa Gdor. Gálvez.

Nueve personas fueron imputadas como integrantes de una asociación ilícita destinada a la comisión de delitos contra la propiedad y las personas en los barrios Tablada y Municipal, y en Villa Gobernador Gálvez. Entre los ilícitos cometidos se incluyen compra y venta de armas de fuego, sustracción de automotores, amenazas, atentados contra las personas, usurpaciones, abuso de armas y regulación ilegal del ingreso de personas a establecimientos penitenciarios a través de la venta de números.

En la audiencia imputativa que se celebró hoy en la sala 8 de la Oficina de Gestión Judicial del Centro de Justicia Penal Rosario, el fiscal Matias Edery señaló que la organización criminal se encuentra activa al menos desde octubre de 2018 y se extiende hasta la actualidad, y cuenta con una organización interna con funciones definidas.

Las tareas que cumplen los imputados dentro de la organización son idear las acciones para defender el territorio, ordenar a terceros la comisión de delitos, ejecutar las ordenes, organizar la logística, aporte de medios y recursos para la comisión de los diferentes delitos como armas y vehículos y la realización de tareas necesarias para la determinación de los objetivos y para procurar la impunidad de los autores materiales.

René “El Brujo” Ungaro fue acusado de liderar la asociación ilícita, que integraban Ramona A., Daniel B., Ariel A., Julio A., Jesica G., Claudio A., Marcelo G. y María del Rosario C. A principios de este año, en la zona de acción de esta organización se registraron en promedio siete hechos diarios con armas de fuego. Según Edery, el 43,3% de las víctimas de violencia altamente lesiva fue herida en hechos ocurridos en el área de la banda de Ungaro.

“El objeto fundacional, prioritario y aglutinante de la banda investigada es la defensa del territorio, lo que les permite desarrollar los diferentes tipos de negocios ilícitos que, a su vez, le generan beneficios económicos y los ascienden en poder respecto de bandas antagónicas”, señala el texto de la acusación.

La jueza de primera instancia Valeria Pedrana tuvo por formalizada la audiencia imputativa y dictó prisión preventiva por el término de noventa días para los acusados, en tanto que para Jésica G. y María del Rosario C. se dictó el mismo término en modalidad domiciliaria.

Fuente: La Capital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *