Intensifican controles municipales para frenar aprietes de cuidacoches

El Ejecutivo tiene identificadas nuevas zonas conflictivas y destinó una unidad específica de agentes para abordar el problema.

Ante un nuevo aumento en la cantidad de cuidacoches en las calles rosarinas, algunos calificados como “conflictivos”, la Secretaría de Control y Convivencia municipal tiene actualizado un nuevo mapeo de las zonas más calientes donde la extorsión por sumas fijas multiplica las quejas y denuncias a los funcionarios por parte de los automovilistas. Son unas 20 cuadras donde se reiteran los inconvenientes, por lo que la Intendencia comenzó un trabajo de intervención con agentes de esta repartición, Control Urbano, Guardia Urbana Municipal (GUM) y servicios de policía adicional.

Durante este fin de semana largo de carnaval, los incidentes entre cuidacoches y automovilistas que acudieron a diversos corredores gastronómicos volvió a reeditar la fricción previa a la pandemia. En uno de ellos, una mujer denunció en las redes sociales haber recibido un mensaje intimidatorio en el parabrisas de su coche atribuido a un cuidacoches al que no le quiso abonar su “estadía”.

Estimaciones oficiales, (ya se había elaborado un listado y un registro de la actividad antes de 2020) hablan de una suba en la actividad informal de un 30 por ciento. Un aumento que llegó a las calles de la mano de la exclusión social, la pérdida del empleo formal y el incremento de la pobreza.

En ese contexto y con el funcionamiento de las actividades recreativas y gastronómicas que permiten los protocolos en la era del coronavirus, comenzaron las disputas por las “paradas” y los lugares privilegiados dónde recaudar a partir de cuidar autos, ya sea frente a los bares y restaurantes o más recientemente en los recitales en torno al Anfiteatro Humberto de Nito, en el parque Urquiza.

“Aumentaron considerablemente y en el trabajo que hacemos en calle, notamos ahora que existen zonas que antes no tenían y ahora en algunos horarios están de a tres o cuatro”, admitió una fuente del área.

El plan para abordar las zonas y cuidacoches “conflictivos” ya está en marcha. Se ideó un trabajo de tres móviles con personal de la Secretaría de Control, GUM, agentes de Control Urbano junto a servicios adicionales de la policía que según se deslizó tienen la orden de trabajar “exclusivamente” este tema.

Y si bien ya existía un relevamiento de este trabajo informal meses previos a marzo del año pasado, ahora se actualizó con la idea de intervenir frente a este nuevo escenario con mayor incremento en la cantidad.

En esta nueva situación la problemática nocturna de fricciones en la zona de la Estación Fluvial quedó menguada por la prohibición de la actividad nocturna.

Mapeo

Sobre los despachos oficiales hay una veintena de esquinas y arterias donde se produce la mayor cantidad de reincidencias en las denuncias de automovilistas contra los trapitos. “Este mapeo es el resultado de las quejas que se recepcionan y se ubican en sectores. Es por ello que se decidió actuar en forma focalizada”, mencionó la fuente oficial.

Entre las zonas conflictivas figuran: Brown, entre Oroño y Alvear junto a otras esquinas de Pichincha; Crespo y Pellegrini; Pellegrini al 1300 y al 1400; Mendoza y Avellaneda, Francia y San Juan; Avenida Belgrano y San Martín y sitios donde por evento artístico se disparan los problemas como el Anfiteatro Humberto de Nito durante el regreso de los espectáculos en clave de pandemia.

Listado

El municipio cuenta con un listado de los cuidacoches “conflictivos” que fueron denunciados reiteradamente para intervenir. Las contravenciones más reiteradas que se recepcionaron a través del 911 o el número del municipio 147 fueron las amenazas, extorsiones para cuidar los autos, o el lavado informal de vehículos en la vía pública, algo que está prohibido por ordenanza.

En números generales, el incremento de personas que buscan hacerse de algo de dinero a través de esta actividad informal subió un 30 por ciento. Esta suba vino de la mano de un incremento de rosarinos en situación de calle que también buscan en cuidar un auto, una forma de sustento.

Fuente: La Capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *