Jorge Arias: “Este es un momento histórico que muy probablemente perfile nuevos liderazgos y sepulte otros”

El Licenciado Jorge Arias es un consultor político de reconocido recorrido en Latinoamérica,  ha llevado durante mucho tiempo con su Consultora Polilat estudios en México observando el desarrollo democrático de ese país a partir del análisis de aspectos institucionales, sociales, partidarios y como también,  la acción del gobierno. Arias es una palabra autorizada para realizar un acertado diagnóstico del escenario político y social de la provincia de Santa Fe, por esa razón la pregunta decanta por si sola:

¿Como consideras la situación de Santa Fe  teniendo en cuenta la especial coyuntura de la pandemia?

Santa Fe, al igual que lo que sucede a nivel nacional, presenta una “fatiga de materiales” por la extensión de las medidas de aislamiento, justo en el momento de mayor virulencia de la pandemia, particularmente en el sur de la provincia. Cuando el proceso comenzó, el gobierno provincial se destacó tanto por el control de los contagios como por las inversiones en infraestructura que realizó para incrementar la capacidad de respuesta ante la crisis sanitaria. De hecho, con poblaciones parecidas, Santa Fe tenía números tan buenos como los que todo el mundo destacaba en Uruguay. Pero los flujos de personas y mercaderías que atraviesan la provincia más la actitud irresponsable de algunas personas, fueron extendiendo el problema aunque, de todos modos, el gobierno todavía tiene bajo control la situación sanitaria, y eso no es poco.

¿La grieta nacional en caso de llegar vigente al momento de las elecciones intermedias influirá nuevamente en el resultado electoral en Santa Fe como en los últimos tres comicios?

Falta poco menos de un año para el proceso electoral de 2021, que será muy importante en Santa Fe, particularmente porque además de la renovación de las bancas de la mitad de los diputados nacionales, estarán en juego las bancas de los 3 senadores santafesinos. Sin embargo, en términos políticos argentinos, falta una eternidad. Sin una salida clara todavía para la pandemia, sin plazos para la vacuna, sin saber si está pasando la primera ola del virus y si, como está sucediendo ahora en el otoño europeo, tendremos en abril una segunda ola pandémica si todavía no está disponible una vacuna, es muy difícil trazar hipótesis acerca del desarrollo de ese proceso. Llegaremos “polarizados” y “agrietados” como estamos nuevamente?. Si es así, es posible prever  que haya un “arrastre nacional” en las provincias, aunque Santa Fe, con un socialismo que gobernó más de una década y, aunque en retroceso, sostiene todavía una estructura territorial interesante que puede dar pelea, sobre todo si Lifschitz logra canalizar en su eventual candidatura a senador.

De todos modos, es muy posible que una fragmentación opositora facilite la tarea del Peronismo unido para alzarse con un triunfo que consolidaría el liderazgo de Omar Perotti, en un distrito tan importante como Santa Fe, lo que seguramente le abriría las puertas a un posicionamiento interesante a nivel nacional para el rafaelino.

¿Cuánto afectara el contexto económico al momento de votar?

El contexto económico será central, como siempre, excepto que la situación sanitaria o social crearan condiciones de gravedad extrema que nos hagan olvidar nuestro bolsillo. Esas opciones, aunque tienen baja probabilidad no pueden descartarse totalmente. Pero si eso no sucede la economía puede brindar dos escenarios opuestos: a) tuvimos el esperado rebote en V con una rápida recuperación económica que, aunque no llegue a recuperar los niveles de actividad y producción pre pandemia, genera expectativas positivas y una corriente de optimismo sobre el desarrollo del país; o b) no hay rebote, la recuperación no llega o es muy lenta y entonces el pesimismo se apodera del humor social. Claramente el primer escenario generará una gran empatía con los oficialismos y en ese caso es esperable un triunfo peronista extendido en buena parte del territorio nacional. En el segundo escenario, es previsible una derrota importante para el oficialismo, aunque todavía no está claro tampoco qué sector de la oposición se verá beneficiado ya que la renovación parlamentaria es provincial y los líderes nacionales de Juntos por el Cambio difícilmente proyecten sus imágenes por encima de los candidatos territoriales, donde el radicalismo tiene mayor peso.

¿La inseguridad sigue siendo el principal desafío a superar que tiene el gobierno de Santa Fe para llegar con expectativas a la próxima contienda electoral?

Indudablemente la agenda santafesina tiene al tope la cuestión de la inseguridad. Los desaciertos políticos de muchos años, que se basaron en minimizar el problema y los acuerdos de grupos mafiosos con sectores de la política y la justicia, generaron una situación de difícil abordaje y solución y llegaron a afectar las libertades y los derechos de los santafesinos. Cuando en el espacio público reina la delincuencia, son las personas de bien, los trabajadores, sus familias, quienes deben pasar a vivir entre rejas para conservar sus bienes y sus vidas. Ese es el punto de quiebre para las instituciones de la democracia y muchas veces es un camino sin retorno como se muestra en grandes territorios de otros países latinoamericanos. Santa Fe está viviendo ese momento extremo en el que se corrige el problema o se aprende a convivir con él y se naturaliza. Creo que el gobernador es muy consciente de este momento crucial para la democracia santafesina y está poniendo la decisión y el coraje que se necesita para revertir la situación. Pero la experiencia internacional demuestra que esa tarea no es para un solo hombre, ni tan siquiera para un gobierno. En la tarea de erradicar estas mafias somos necesarios todos. Principalmente quienes tienen responsabilidad institucional: dirigentes políticos, jueces, fiscales, policías, pero también los ciudadanos de a pie. Si la discusión entre el bien y el mal, entre el trabajo honesto y la corrupción y las mafias, no tiene el acompañamiento de toda la sociedad, muy posiblemente sea una batalla perdida de antemano. Por eso es tan importante que la sociedad vea a sus dirigentes unidos detrás de este gran objetivo.

Santa Fe tiene su grieta por las posiciones antagónicas y radicalmente opuestas del PJ y el socialismo, al momento de establecer una estrategia política a un año de las PASO, ¿Qué debe atender el gobierno con más premura,  el frente interno del espacio o las variables que establece a diario la oposición en su permanente ataque a la gestión del oficialismo?

La polarización, las fakenews, los trolls, la posverdad, han vuelto difícil la agenda pública. Hoy la gestión de gobierno no es unidireccional. Quien gobierna debe administrar múltiples agendas y los problemas no se pueden administrar secuencialmente. Hace falta tanto una capacidad de gestión  “multitasking” como una capacidad de comunicación  sobre diversas audiencias. Pretender ordenar la secuencia de los temas tanto en la gestión como en la comunicación, lleva inexorablemente a la desatención de sectores importantes que requieren una respuesta en los tiempos de la demanda y no cuando la gestión o la comunicación del gobierno deciden dar respuesta. Las agendas son múltiples y simultáneas y cuando el gobierno no logra atenderlas en tiempo y forma se está generando problemas. La dinámica de una sociedad diversa, compleja y con demandas múltiples forma parte hoy de una realidad que si no se reconoce, se fracasa. Por eso ni el gobierno de Santa Fe, ni el gobierno nacional tienen hoy la potestad de administrar y secuenciar las respuestas. Las respuestas que llegan tarde, en función de la demanda social, no son respuestas. Por lo tanto, mi respuesta es que el gobierno, si no tuviera la capacidad de atender esas demandas múltiples y simultáneas, deberá generarlas para poder tener éxito.

Jorge desde tu vasta experiencia y atendiendo puntualmente esta situación especial de la pandemia, ¿consideras que la pérdida de imagen de la gestión de Alberto Fernández tiene su implicancia en los números en baja de Omar Perotti o el análisis de cada caso es diferente?

Creo que es inevitable que la caída de la imagen presidencial se proyecte también sobre gobernadores e intendentes. La pandemia se extiende, la sociedad está cansada, los recursos personales (económicos y sociales) se van extinguiendo y la paciencia se agota y la responsabilidad de todos esos problemas recaen sobre los gobiernos, sobre la autoridad. Pero siempre quien tiene la decisión tiene margen de maniobra para la diferenciación. Cuando todo el mundo siente que nuestra nave se encuentra en un mar muerto, sin viento de cola y sin un destino a la vista, allí es donde sobresale la creatividad y el coraje de los dirigentes para marcar un rumbo diferente y superar situaciones críticas. Los grandes problemas demandan nuevas soluciones y generan oportunidades para la creatividad de los dirigentes. Desde ese punto de vista, este es un momento histórico muy apasionante que muy probablemente perfile nuevos liderazgos y sepulte otros.

2 thoughts on “Jorge Arias: “Este es un momento histórico que muy probablemente perfile nuevos liderazgos y sepulte otros”

  • 6 octubre, 2020 at 4:25 pm
    Permalink

    Me parece que es muy buen análisis de esta nueva complejidad que atraviesa a Todos y Todas!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *