La esperanza de vida de las mujeres con diabetes es 8,2 años menor que la de mujeres sanas.

La esperanza de vida de las mujeres con diabetes es 8,2 años menor que la de aquellas que no padecen la enfermedad, mientras que en hombres es 7,6 años menor, afirmó hoy María Cristina Faingold, directora de la Carrera de Médico Especialista en Endocrinología de la UBA, con motivo del día mundial de esa patología, que se conmemora cada 14 de noviembre.

Faingold, también jefa del Servicio de Endocrinología Unidad Asistencial César Milstein y médica de la Unidad de Diabetes del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires, explicó a Télam que si bien la diabetes mellitus no presenta diferencias “sustanciales” entre hombres y mujeres en cuanto a diagnóstico, síntomas, métodos de control y tratamiento, sí hay elementos diferenciales en cuanto a pronóstico o complicaciones.

“La pubertad y la adolescencia hacen más difícil de tratar y controlar la enfermedad, como sucede en general con otras patologías crónicas en esa etapa de la vida, y a ello hay que añadirle la complejidad hormonal que presenta la mujer”, apuntó la especialista.

Faingold explicó además que con la menopausia “desaparece el efecto protector de los estrógenos, igualándose el riesgo cardiovascular al de los hombres”, pero alertó que en mujeres diabéticas ese riesgo es “todavía mayor”.

“Las mujeres con diabetes también suelen correr un riesgo más alto de sufrir un ataque al corazón y a una edad más joven que aquellas sin diabetes, por lo que la esperanza de vida es menor que en las mujeres que no tienen diabetes (8,2 años inferior), mientras que en los hombres es 7,6 años menor”, afirmó.

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta la producción de insulina, una hormona producida por el páncreas que se ocupa de eliminar el azúcar de la sangre.

Según datos del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, el exceso de peso, uno de los principales factores de riesgo para contraer diabetes, “viene aumentando de modo continuo” a lo largo de las cuatro ediciones de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo: 49% en 2005, 53,4% en 2009, 57,9% en 2013 y 61,6% en 2018.

“Si bien la incidencia de la diabetes es menor en las mujeres que en los hombres, es importante saber que las mujeres con diabetes tipo 2, especialmente aquellas con obesidad, tienen una mayor prevalencia de cáncer de mama y otras enfermedades oncológicas, como el cáncer colorrectal”, destacó Javier Farías, jefe de Servicio Endocrinología y Diabetes del Sanatorio Güemes.

Otro de los problemas específicos de las mujeres con diabetes tiene que ver con el embarazo, que “puede complicarse porque los altos niveles de glucosa reducen la producción de hormonas como estrógeno, progesterona y testosterona, indispensables para la fertilidad femenina”, explicó a Télam el especialista en reproducción asistida Fernando Neuspiller.

“Además, los cambios hormonales pueden alterar los ciclos menstruales, generando amenorrea o menopausia precoz”, agregó.

Por su parte el doctor Lucio Criado, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina, detalló que las principales complicaciones de la diabetes son “macrovasculares y microvasculares”.

“Las primeras son las cardiovasculares, como la insuficiencia cardíaca, el infarto y el accidente cerebrovascular (ACV), y las segundas tienen relación con la insuficiencia renal, retinopatía y neuropatía”, precisó.

Consultado sobre los síntomas de la enfermedad, Augusto Lavalle Cobo, miembro del Consejo de Cardiometabolismo de la Sociedad Argentina de Cardiología, explicó que en etapas iniciales “suelen ser inespecíficos, como el cansancio, que al hacerse cotidiano no se identifica como un problema de salud”.

“Por eso recomendamos a la población en general tener hábitos de vida saludables y sostenidos en el tiempo, siempre de la mano de un asesoramiento profesional médico”, completó Graciela Fuente, presidenta de la Sociedad Argentina de Diabetes.

Fuente: Agencia Télam



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *