La Interna del PJ santafesino y la sospecha de “un acto golpista”

Así lo creen y así lo entienden dirigentes y funcionarios del gobierno provincial ante la presentación de la lista del ex ministro de Defensa, Agustín Rossi como precandidato a Senador Nacional y su negativa a bajar su candidatura ante el pedido de Alberto Fernández y la orden emanada por parte de Cristina para que haya en todas las provincias una lista de unidad partidaria.

En Santa Fe el día después a la inscripción de las listas estalló el conflicto, Agustín Rossi se encargó en cuanto micrófono y cámara de TV tuviera a su alcance, de señalar las razones y los motivos que movilizaron su decisión de plantarle una interna al gobernador.

Rossi acusó a Perotti de ser el causante de todos los males del peronismo, de querer sacar al PJ afuera del Frente de Todos” y hasta de tener intenciones hegemónicas para apropiarse del partido. En la reunión entre el mandatario provincial y la vicepresidenta “se acomodaron los melones en el carro del General”, hubo acuerdo, pero antes, fueron necesarias concesiones.

Mirabella será el encargado de encabezar la lista de Diputados Nacionales en el espacio de Perotti

El gobernador tuvo que ceder el primer lugar en la lista de senadores que tenia reservado para su hombre de máxima confianza, Roberto Mirabella, quien ahora encabezará la planilla de candidatos para diputados,  a cambio de propiciar un armado de lista que genere consenso en el espacio – la numero dos de Lewandowski será Marilin Sacnun, la elegida por Cristina para renovar banca –  y que otorgue garantías para un triunfo en las elecciones intermedias.

A Cristina no le gustó la actitud de Rossi de no renunciar a su intención de participar y le bajó el pulgar – cual emperador que condena el destino de un gladiador derrotado en las arenas del Coliseo – e inmediatamente se activó el plan “pedido de renuncia” para el funcionario. Para el “Chivo” el escenario cambio drásticamente de un momento a otro, de obtener la “bendición” del Presidente -Alberto Fernández, al rato, se desentendió del supuesto apoyo brindado y dejó a Rossi librado a su suerte,  y obligado a ganar la interna para no sellar su “final” como referente del peronismo en Santa Fe.

Cristina junto a Agustín Rossi en otros tiempos donde la relación florecía por si sola

Si Rossi pierde la interna, representa su fin como candidato” sentenció un viejo militante peronista a este medio y agregó: “Cuando a un dirigente lo rodea el olor a Cala, el resto de los peronistas solo lo acompañaran hasta la puerta del cementerio, como Dios manda en nuestra liturgia”, advirtió, dejando en claro que el futuro pinta muy poco prometedor para el líder del rossismo. 

Viendo el rumbo que habían tomado los hechos el sábado próximo pasado, Perotti decidió “jugar fuerte” y se colocó en la lista como “senador suplente” dejando en claro a sus contrincantes que deberán enfrentarse, nada más y nada menos, que a él en la interna y que no estaba dispuesto a ceder un ápice a las intenciones de un sector del peronismo que pretendía disputarle el poder en la provincia.

Perotti sustenta su optimismo en el éxito contundente alcanzado por la “Billetera Santa Fe”, en la empatia que generó en el electorado santafesino “el operativo de vacunación” convertido en una “experiencia movilizadora”  para cada uno de los vacunados y también en las obras que se llevan adelante en las 365 localidades de la provincia. “Nunca estuvimos tan bien con un gobierno provincial” señaló a la Voz de Rosario, un Presidente Comunal del norte de Santa Fe.

El éxito del vacunatorio generó empatía del santafesino con el gobierno provincial

La renuncia de Agustín Rossi al Ministerio de Defensa nacional, el pedido de licencia de la vicegobernadora Alejandra Rodenas para participar de las elecciones, movilizó un “operativo” desde el espacio opositor al mandatario provincial para obligar a Omar Perotti a tener que pedir licencia por ser precandidato. “Están buscan desestabilizar al gobierno, no existe otra lectura para lo que están haciendo”, se lamentó un funcionario del ejecutivo.

El propio Luís Rúbeo fue el que presentó en la Cámara de Diputados un proyecto para que las personas ocupantes de cargos en el Ejecutivo provincial y que integren listas de candidatos, tengan la obligación de solicitar licencia sin goce de haberes treinta días antes de la fecha de los comicios. Algo nunca visto en la historia del PJ, donde la máxima del general Perón rezaba “que para un peronista no hay nada mejor que otro peronista”. Los tiempos cambian y parece que los ideales partidarios, también”

El pedido de licencia esconde otros juegos políticos y cuestiones del poder real, a saber, sin la vicegobernadora en funciones por formar parte de la lista de Rossi, y si el gobernador sigue por el mismo camino, el gobierno provincial quedaría acéfalo y los encargados en conducir los destinos de la provincia de acuerdo a la línea de poder serian,  Rubén Pirola, presidente provisional del Senado o Pablo Farias presidente de la Cámara de Diputados, uno pertenece al espacio de Armando Traferri y el otro representa al Frente Progresista.

“Lo que están buscando con estas acciones es poner en peligro la gobernabilidad de la provincia, esto es ni más ni menos que un intento de golpe de estado” expresaba enojado otra vez el funcionario consultado. “No le podemos regalar al Pipi o al socialismo el gobierno, esto es una locura, después de lo que costó devolver al peronismo al poder”, retrucó al final, quedándose casi sin argumentos para tratar de explicar lo que está ocurriendo en la provincia.

El senador Traferri impulsó fuertemente el lanzamiento de Rossi al senado.

Son días difíciles en el PJ y recién se están dando los primeros pasos rumbo a las PASO de septiembre, queda mucho camino por recorrer y se avizora una campaña de alto de voltaje de confrontación. Perotti y Rossi saben muy bien que el ganador de la contienda conducirá los destinos políticos del peronismo en la provincia y al perdedor le tocará un largo exilio hacia el olvido. “Es a todo o nada” y así lo demuestran los gestos políticos expuestos por cada uno de los espacios en disputa.

Da toda la sensación que lo que esta en juego es algo más que un armado de listas, se trata de quedarse con el poder real en la provincia, por esa razón no son tan infundadas las sospechas que surgen en el oficialismo, donde aseguran que todas las “operaciones” que está llevando adelante el rossismo persiguen solo el intento de promover “un acto golpista”.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *