La Lealtad Peronista, una “entelequia” de estos tiempos.

Como “Día de la Lealtad” se conoce a la conmemoración del 17 de octubre de 1945, día en que se produjo en Buenos Aires una masiva  movilización obrera y sindical que exigía la liberación del entonces Coronel Juan Domingo Perón. Este día es considerado como el del nacimiento del peronismo y uno de sus máximos símbolos, así como uno de los momentos más importantes de la historia del movimiento obrero argentino.

Sergio Alcázar

El peronismo siempre ha vivido atravesando un proceso de continua refundación, aunque muchas veces, las acciones de los dirigentes vayan a contramano de los irrenunciables principios ideológicos del partido. Se ha dado con mucha asiduidad la utilización de sus banderas partidarias para causas fundadas en intereses personales de los candidatos.

¿Hasta que punto en el peronismo actual existe un genuino sentimiento de lealtad?

La respuesta a este interrogante yace sumergida en un mar de dudas, falsedades por conveniencia y respuestas de ocasión. La renovada militancia del peronismo no le ha dado el correcto significado que la palabra lealtad se merece; lo que ha generado un deterioro importante en las expectativas del partido, que ha sufrido a consecuencia traspiés provocados por las divisiones y las traiciones que se han llevado adelante en la bitácora de viaje de sus días.

En Santa Fe desde la vuelta de la democracia, el PJ ha vivido tiempos de gloria debido a los consecutivos triunfos electorales del espacio en los años 1983, 1987, 1991, 1995, 1999 y  2003; José Maria Vernet, Víctor Reviglio, Jorge Obeid en dos ocasiones y Carlos Reutemann que también repitió dos veces el mandato, traslucieron causas comunes en su dirigencia,  una mancomunión dentro del  partido que permitió monopolizar la voluntad del electorado durante un largo periodo.  

La derogación de la “Ley de Lemas” en el año 2004 generó un duro quiebre en la armonía partidaria, y fue el detonante que llevó a la derrota electoral del año 2007. Muchos peronistas consideran que esa decisión legislativa, consensuada entre Hermes Binner y Jorge Obeid,  fue la responsable no solo de la derrota en los comicios sino de algo mas grave, la ruptura del sentido de pertenencia y de la identidad del espacio. Cabe recordar que el peronismo logro los repetidos éxitos en las urnas gracias a la sumatoria de votos de los distintos sublemas que representaban al partido, pues muchas veces el candidato mas votado perteneció a un partido de la oposición.

En el mes de febrero del 2019 se firmó un acta constitutiva para darle forma al “Frente Juntos” concretando de esa manera, después de muchas idas y vueltas,  la deseada unidad. A partir de ese momento se empezó a gestar el triunfo del peronismo que posibilitó el regreso del partido al poder en Santa Fe, consumado en las elecciones generales de junio del 2019. Aunar las “lealtades” de los diferentes actores partidarios de la provincia desembocó en la obtención de  ese resultado.

Luego de recuperar la provincia de Santa Fe el peronismo comenzó a escribir otra historia, plagada de desencuentros y caminos divergentes. En el último tiempo se han tejido un buen número de intrigas dentro del partido, la idea primigenia de la unidad triunfal se ha ido agrietando. Los roces de los Senadores del espacio con el ministro de Seguridad Marcelo Saín, las apariciones de algunos dirigentes del espacio participando en actividades organizadas por el Frente Progresista generaron inestabilidad en el frente interno, dejando una sensación de incertidumbre al no saber muy bien quienes son los buenos y los malos dentro de la estructura. 

Hoy el Frente de Todos a nivel nacional, como ocurre en Santa Fe, sufre de contradicciones latentes. El kirchnerismo, la Campora o Unidad Ciudadana viven una especie de contrapunto permanente con el gobierno de Alberto Fernández, basta anclar la atención en el duro mensaje que emitió por estas horas Roberto Navarro expresando que:”El plan fracasó, se están convirtiendo en un mal Gobierno, tengan la dignidad de irse” para darnos cuenta que evidentemente, algo se rompió. Esa diatriba del periodista representa la punta del iceberg de un malestar en crecimiento y que promete tener nuevos capítulos, ninguno será beneficioso para las fortalezas que necesita mostrar el gobierno nacional.

Para las intermedias del año próximo el  peronismo esta urgido de tener que generar nuevos acuerdos puertas adentro, limar asperezas y buscar puntos de coincidencia será imperioso para la reconfiguración de fuerzas que irremediablemente necesita, si lo que pretende es llegar con pretensiones para un nuevo éxito electoral, que se desarrollará en un escenario nuevo y complejo, moldeado por los efectos que entregará la pandemia.

En Santa Fe resulta recurrente ver a algunos dirigentes que con sus actos atentan contra la unidad del partido, “están en el chiquitaje de disputas personales por sobre el interés del partido” se quejan dentro del frente oficialista. Los últimos hechos de escraches contra el gobernador Omar Perotti deberían motivar  un replanteo de las conductas en el espacio, poner énfasis en reconstruir la estructura haciendo hincapié en la lealtad como un valor inestimable puede ayudar a lograr ese cambio buscado.

En vísperas de un nuevo 17 de octubre los peronistas de alma recuerdan con unción y respeto una frase de Eva Perón: “Con las cenizas de los traidores construiremos la Patria de los humildes”, expresión que puede sonar hasta temeraria si la aplicamos a las volátiles actitudes de algunos dirigentes en la actualidad. Pero que puede sirve para reafirmar su máxima partidaria: “Para un peronista no hay nada mejor que otro peronista”, ese gesto de lealtad que impone la sagrada liturgia peronista.  Una fé a la que muchos con liviandad adhieren y que pocos verdaderamente profesan…

One thought on “La Lealtad Peronista, una “entelequia” de estos tiempos.

  • 10 octubre, 2020 at 10:25 pm
    Permalink

    Un comentario que promueve la reflexión de gobernantes y gobernados

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *