La muerte de otro deportista golpea a Mendoza: la trágica decisión de Rodrigo Maya

El jugador de handball tenía 27 años. Se quitó la vida en la casa de su padre, Rubén Maya, referente de la disciplina. Ocurrió cuatro días después del angustiante caso de Santiago Morro García.

Rodrigo Maya tenía 27 años. Jugaba al handball como central en Universidad Maza de Mendoza, donde estudiaba el profesorado de Educación Física y dirigía en las inferiores de la Municipalidad de Tupungato. Era hijo de Rubén Maya, un emblema de la disciplina en su provincia, y papá de un niño. Este miércoles se quitó la vida producto de una depresión, la misma enfermedad por la que Santiago Morro García tomó la misma decisión hace apenas cinco días.

La de Rodrigo es la segunda tragedia de un deportista que golpe a Mendoza en un tiempo tan escaso que no permite siquiera procesar lo ocurrido pero es también la consecuencia de la depresión, una enfermedad que atraviesa todos los campos, que no distingue, sólo ataca y en muchos casos es inapelable, letal. Choly, como lo apodaban, heredó de su padre la pasión por el handball y lo practicó desde muy pequeño.

Toda Pasión tomó contacto con su entorno, desde donde se refirieron a él como “una persona muy activa que amaba el handball desde chiquito. Él, como toda su familia son muy queridos en Mendoza y son una referencia del deporte a nivel provincial”.

Rodrigo, emblema del equipo de handball de la Universidad de Mendoza donde estudiaba, se dedicaba además a asistir a su padre en la dirección técnica de las Divisiones Menores de la disciplina en Tupungato.

El jugador de handball Rodrigo Maya (izq.) se quitó la vida en su casa familiar de Tupungato, Mendoza.

La Justicia de Mendoza investiga por estas horas las circunstancias de la muerte de Rodrigo, que fue hallado en su casa por su padre en uno de los ambientes de la casa familiar que compartía junto a él, su esposa, y dos de sus hermanos, Carla y Gonzalo, además de con su pequeño hijo. Rubén encontró a Rodrigo cuando aún tenía signos vitales y fue trasladado a un centro médico pero los médicos no pudieron salvarle la vida. Si bien se espera por el informe de los especialistas, la hipótesis sobre la que se trabaja es la de un suicidio en consecuencia de un trastorno depresivo.

Choly había cumplido 27 años el 29 de octubre. Amaba el handball, era el quid, la esencia, el punto clave de su vida. “Solía tener altibajos emocionales pero es difícil imaginar la gravedad hasta que no te encontrás con algo así o no sé si no se le presta atención por desconocimiento o porque es difícil afrontar un cuadro así, no lo sé, estamos todos muy conmocionados”, comentó a Toda Pasión un amigo de Rodrigo.

Rodrigo estaba solo al momento de ejecutar su trágica decisión.

El dolor de su hermana

Carla Maya publicó un sentido mensaje para recordar a Rodrigo en su cuenta de Instagram: “Yo quiero recordarte así! Feliz con todos nosotros y tu hermoso hijo.. No hace falta que escriba un testamento para expresar mi dolor porque nada lo puede explicar. Solo pido que estés en paz mi angelito y que nos des muchas fuerzas a los quedamos acá.. Te amo para siempre mi gordo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *