La salud privada rosarina está lista para aplicar el aborto legal, que comienza a regir mañana

La Asociación de Clínicas de Rosario definió que habrá protocolos y registros de médicos objetores por sanatorio. Algunas instituciones avanzan en la creación de unidades especiales de atención para quienes requieran la práctica.

La Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales privados definió en vísperas de la entrada en vigencia de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que las distintas instituciones que la integran (13 de Rosario y una de Venado Tuerto) llevarán sus propios registros de los médicos objetores de conciencia y diseñarán protocolos de atención para garantizar la práctica, lo que incluye capacitaciones para los profesionales y espacios separados y reservados de atención para las pacientes con cobertura de seguridad social.

La asociación celebró el martes pasado una reunión informativa en la que se trataron detalles de la norma que regirá desde este domingo 24 de enero, reveló el vicepresidente de la entidad, Rodrigo Sánchez Almeyra. “Cada sanatorio verá por separado quiénes son los médicos objetores, no habrá un registro general (de la medicina privada). El resto de los profesionales de la especialidad, es decir tocoginecólogos y anestesistas, se encargará de resolver los procedimientos de IVE y de ILE (interrupción legal del embarazo)”, explicó el médico, además director del Sanatorio Británico.

En ese sentido, aquellas pacientes que tengan inconvenientes, negativas u obstáculos para acceder a las prácticas consagradas por la ley Nº 27.610, que regula el acceso a la IVE y a la atención postaborto, pueden comunicarse con una línea gratuita y confidencial habilitada por el gobierno nacional. Se trata del 0800 222 3444.

El sector privado va a cumplir la ley y ya está preparado, más allá de algunos ajustes lógicos en las próximas semanas. No creemos que vaya a ser un procedimiento de alta demanda sino a necesidad, ni que se den problemas de aplicación en la ciudad, incluso si fuera necesario realizar derivaciones”, completó Sánchez Almeyra.

Area específica

En tanto, desde el Grupo Oroño anticiparon la creación de un área específica que recibirá a las personas gestantes en consultorios externos y en caso de que requieran un acto quirúrgico, se dispondrá de un quirófano localizado en un sector especial del Sanatorio Parque. “Esperamos que de aquí en más se trate de una situación abordada con naturalidad y transparencia, para ello hemos conformado una unidad de educación sexual y reproductiva que va a tener como eje fundamental una tarea educativa y preventiva, coordinada por una tocoginecóloga de gran experiencia en estos temas”, reveló Roberto Villavicencio, al frente de la empresa de salud privada que nuclea a más de diez efectores.

“El centro de la cuestión es recibir a las pacientes desde un conocimiento integral de la problemática y garantizar su privacidad, así como dar las respuestas que hoy están en danza a nivel farmacológico o técnico instrumentales, todo encuadrado en el manual de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, agregó en referencia a los abortos farmacológicos de tratamiento ambulatorio -que se estiman serán la mayor proporción- y los quirúrgicos, ya sea vía legrado o dispositivo AMeu (Aspiración Manual endouterina).

La flamante unidad en materia de salud sexual y reproductiva, precisó Villavicencio, tiene al frente a una especialista formada en 2019 en la universidad Ohsu (Oregon Health & Science University) de Portland, Estados Unidos. Está conformada por tres tocoginecólogos, dos psicólogos, dos clínicos generales, cuatro ecografistas, tres instrumentistas y tres enfermeras que luego de un relevamiento expresaron su voluntad de realizar la IVE.

Más allá de que en el Sanatorio de Niños se atienden muchos adolescentes, quienes requieran la práctica deberán concurrir al nuevo servicio, aclaró Villavicencio.

“Si bien cada institución establecerá sus protocolos, lo que charlamos es que en el caso de las maternidades los procedimientos se van a llevar adelante en distintos espacios físicos”, siguió Sánchez Almeyra. Clínicas y sanatorios ajustan agendas por estos días para consolidar equipos, coordinar tareas y brindar capacitaciones, especialmente a tocoginecólogos y anestesistas.

En cambio, el sector público parece más aggiornado porque por lo menos en las ciudades de Rosario y Santa Fe la ILE se venía garantizando a través de la adhesión a protocolos nacionales, incluso absorbiendo pacientes de otras provincias y con cobertura de prepagas, mutuales y obras sociales.

Sin embargo, desde el Ministerio de Salud de la provincia aún no brindaron detalles acerca de la implementación en el conjunto del territorio, a la espera de reglamentaciones que aseguran enviarán desde Nación en febrero. Es cuestión de días, porque ya es ley.

Fuente: La Capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *