Libre Prensa: Una cuestión de bandos..

En la primera columna de opinión de este portal de noticias usamos una frase que pertenece a Rodolfo Walsh  y que nos identifica; “El Periodismo es independiente o es una farsa”, y debemos admitir que últimamente en muchos casos, el obrar del periodismo se encuadra dentro de la ultima.

Por conveniencia o connivencia hay medios que acatan, obedecen o son funcionales al gobierno de turno, la dependencia de la pauta oficial, la crisis económica y el instinto de supervivencia ha llevado a muchos medios de comunicación a encolumnarse detrás de una ideología política.

Nos preguntamos muchas veces porque sucede esta obligada orientación del mensaje, estamos convencidos que pensar diferente no es excluyente, hasta resulta necesario, para generar consenso desde del disenso y si hasta los gobiernos levantan proclamas para la libertad de prensa, ¿No debería ser algo normal el respeto a quien opina distinto?

No deberían servirse los gobiernos de las opiniones en su contra para corregir errores, mejorar políticas, atender problemas que se le pasaron por alto o al menos que dichas críticas permitan llamarle la atención sobre alguna cuestión de gestión que no han tenido en cuenta.

En una democracia bien concebida esta circunstancia de pensamientos opuestos seria bienvenida, pero, lamentablemente en esta parte del mundo, puede mas el deseo por quedarse con el poder a cualquier costo , que el compromiso de gobernar con una meta clara de construcción colectiva para el bien común.

Existe entonces verdaderamente la libertad de prensa?, la respuesta es terminante, no!!, todo lo que se comunica esta permanentemente bajo la sutil auditoria del estado, siempre habrá alguien dispuesto a monitorear lo que se redacta, se dice o se publica,  una especie de filtro que condiciona, dar a luz o no, a la noticia.

Como el show debe continuar, solo la pasión por el periodismo permite sobrellevar las dificultades que se presentan a  diario en el intento de informar independientemente,  se hace necesario también, renovar votos con la promesa de contar la verdad por la verdad misma, sin importar los obstáculos que ese acto de fe conlleva.

En el periodismo también se ha generado una grieta, los gobiernos nacionales, provinciales y municipales, cada uno a su manera, establecen las formas de comunicación, digitan el mensaje, condicionan la opinión, y obligan a elegir un bando, del otro lado están los que se resisten y sufren las consecuencias, solo para mantener vivo el sueño de una verdadera prensa libre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *