Lifschitz aseguró que hay un entramado político en los hechos de violencia de Semana Santa.

En el convulsionado escenario de Semana Santa en Rosario con una incontrolable escalada de violencia, el gobernador Miguel Lifschitz aseguró que el incremento de los hechos de inseguridad se debe a intentos de desestabilizar al gobierno de Santa Fe en los días previos a las elecciones.

Y alertó sobre las investigaciones que se están llevando a cabo para determinar el “entramado organizativo” y confirmó que hay dirigentes políticos que aprovechan las circunstancias para llevar agua para su molino.

Para el gobernador la escala de violencia este fin de semana largo y principalmente en Rosario tiene una “intencionalidad política” a pocos días de los comicios del próximo domingo y sostuvo que hay investigaciones encaminadas para determinar el origen de ese “entramado organizativo” y aseguró que su gobierno seguirá enfrentando el delito.

En una conferencia de prensa que encabezó junto al ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, y al de Justicia, Ricardo Silbesrtein, el mandatario provincial se refirió a los crímenes del jueves, a los posteriores robos a taxistas y a las balaceras en locales nocturnos.

Lifschitz recordó que el año pasado hubo un recrudecimiento de la violencia con las balaceras a edificios vinculados a la Justicia con el objetivo de presionar a ese poder del Estado. En cambio, ahora los hechos del fin de semana pasado “tienen un sentido más político”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *