Lifschitz versus Saín: “Segundos afuera……”

El ex gobernador Miguel Lifschitz y el ministro de Seguridad Marcelo Saín dieron marco a otro round de una disputa que ya lleva varios capítulos y que profundiza una grieta que parece no tener fin. El presidente de la Cámara de Diputados en una nota radial catalogó a “Saín como un comentarista de la realidad”. El ingeniero señaló que las declaraciones del ministro son “rimbombantes y sin fundamento” y fue más profundo al hundir el bisturí: “a su plan de seguridad no lo conoce nadie”.

Marcelo Saín se calzó los guantes, contragolpeó sin excitar  y recordó que “en 2009, Lifschitz y el ex funcionario municipal Horacio Ghirardi estuvieron en el living de mi casa en la localidad bonaerense de Martínez, donde solicitaron asesoramiento. Eso se concretó en una reunión con su gabinete municipal en Rosario”. “Allí Lo anoticiamos con parte de mi equipo que el narcotráfico en la ciudad tenía amplia protección”. El ministro a pesar de la convalecencia por covid esta dispuesto a llevar dignamente el enfrentamiento.

Lifschitz apostado contra una de las cuerdas, mientras se saca de encima al rival con un pertinaz jabeo pone en aprietos a Saín con su diatriba: “Durante nuestra gestión no tuvo cargos políticos, primero fue asesor de temas específicos y más tarde ganó un concurso del Ministerio Público de la Acusación pero sí, fue la puerta de llegada a la provincia de Santa Fe, pero es una anécdota, lo importante es su gestión”, añadió el rosarino en modo precalentamiento para la campaña que se aproxima.

El responsable de la seguridad provincial quién luce un boxeo mas directo y siempre dispuesto al intercambio de golpes, lanzó un cross buscando la mandíbula del rival: “En 2015, Lifschitz, ya electo gobernador, pasó por la Escuela Nacional de Inteligencia a pedirme ayuda en materia de seguridad. Al tiempo, allí mismo, me presentó a Maxi Pullaro, indicándome que sería su futuro ministro de Seguridad. Éste vino con su futuro equipo”, vinieron a “pedir la escupidera” seria en lunfardo lo que trató de decir el ministro .

El legislador provincial dispuesto a marcarle la cancha al oficialismo reiteró su ataque sobre los defectos del funcionario de Perotti: “Sus declaraciones son rimbombantes y sin fundamento, se encargó de estigmatizar a casi todos los sectores de la vida social y política de Santa Fe, es parte de su personalidad”, buscando mellar la resistencia del encargado del ministerio de Seguridad.

Saín en el terreno de la disputa verbal, es un pez en el agua, por lo que no tardó en devolver el ataque: “Nunca implementaron nada de lo que recomendamos por una sola razón: arreglaron con lo peor de la policía para «gobernar» la seguridad y otras cosas más. En el 2018, Lifschitz me pidió que lo ayudara a conformar el Organismo de Investigaciones del MPA y, al tiempo, me solicitó telefónicamente que aceptara concursar para dirigirlo”, me vinieron a buscar ustedes ¿como que no saben quien soy?, se preguntó el ministro con su verba picante.  

El ex gobernador se sabe que no pierde nunca la postura, camina el ring consciente del valor de su experiencia y confiado que su buen boxeo le va a rendir buenos réditos: “Todavía no sabemos cuál es su plan de Seguridad, no lo conoce nadie ni los resultados que pregona sobre una realidad que ha empeorado”. Sus diagnósticos son vagos y genéricos, es un comentarista de la realidad, no sabemos cuáles son sus acciones concretas”.

Marcelo Saín en cambio boxea respaldado en sus instintos por eso sus respuestas suelen ser irónicas y contundentes: “El ex gobernador no usa mucho Google» y pareciera no conocerlo, al mencionar: Yo vine a conformar la policía judicial especializada, no a encubrir los lazos espurios entre policía y crimen. Y cumplí largamente ese compromiso. Es decir, Lifschitz derrochó recursos y esfuerzos provinciales durante cuatro años en un comentarista de la realidad”, con picardía replicó.

Lifschitz justificó las leyes que condicionan al ministro de Seguridad con un mensaje pletórico de casete político: “Siempre he sido un hombre de diálogo, he buscado generar acuerdos y lo sigo haciendo en la Cámara baja como presidente. La única manera que se aprueben leyes es buscando consenso y el lunes es probable que se apruebe el Presupuesto provincial de forma express”, manifestó el máximo dirigente del Frente Progresista confiado en ganar la pelea por decisión en las tarjetas.

Pero Saín quiere evitar la decisión de los jurados por eso persigue esa mano que le permita lograr el buscado nocaut: “Entiendo su extravío. Debe ser duro ser socio del vandorismo y simular con éxito ser progresista, disparó, y añadió: Por supuesto, más allá de este escueto contrapunto, nosotros también queremos el dialogo con la oposición y la construcción de consensos democráticos. Estamos abiertos a superar la grieta en la Argentina”, dijo sin guardarse nada como es su costumbre.

Lifschitz y Saín se subieron al cuadrilátero para calentar aun más el ambiente santafesino en un escenario político preelectoral que va tomando forma, dos figuras fuertes que asumieron el compromiso de representar en un imaginario ring a sus espacios dentro de un complejo contexto de diferencias que parecen irreconciliables. El Peronismo y el Frente Progresista prometen nuevos episodios rumbo al 2021 en un enfrentamiento que será sin dudas, para alquilar balcones…….

Segundos afuera……. primer round………..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *