Los ODS no están protegiendo eficientemente la biodiversidad

Un equipo de científicos advirtió que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, diseñados para unir la protección del medio ambiente y el desarrollo socioeconómico, no están protegiendo la biodiversidad.

Por Prof. Norberto Ovando

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 193 países se adhirieron

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, según la ONU, “Son objetivos y metas para lograr un futuro mejor y más sostenible para todos. Abordan los desafíos globales que enfrentamos, incluidos los relacionados con la pobreza, la desigualdad, el cambio climático, la degradación ambiental, la paz y la justicia”.

¿Qué es la sostenibilidad?

La definición de “sostenibilidad” es el estudio de cómo funcionan los sistemas naturales, se mantienen diversos y producen todo lo que necesita para que la ecología se mantenga en equilibrio. También reconoce que la civilización humana necesita recursos para mantener nuestra forma de vida moderna. Hay innumerables ejemplos a lo largo de la historia humana en los que una civilización ha dañado su propio entorno y ha afectado seriamente sus propias posibilidades de supervivencia (algunos de los cuales Jared Diamond, antropólogo e historiador estadounidense, explora en su libro Collapse: How Complex Societies Choose to Fail or Survive) (El colapso de las sociedades complejas). La sostenibilidad tiene en cuenta cómo podríamos vivir en armonía con el mundo natural que nos rodea, protegiéndolo del daño y la destrucción.

Cuando escuchamos o leemos la palabra sostenibilidad tendemos a pensar en fuentes de combustible renovables, reducir las emisiones de carbono, proteger el medio ambiente y una forma de mantener en equilibrio los delicados ecosistemas de nuestro planeta. En resumen, la sostenibilidad busca proteger nuestro medio ambiente natural, la salud humana y ecológica, al tiempo que impulsa la innovación y no compromete nuestra forma de vida.

La investigación

El profesor James Watson de la Universidad de Queensland dice que, tal como se aplica actualmente, los ODS pueden en realidad servir como una cortina de humo para una mayor destrucción del medio ambiente en la próxima década.

“Los ODS se establecieron como un plan para un futuro más sostenible para todos, sin embargo, existen deficiencias fundamentales en su capacidad para proteger la biodiversidad”, dijo el profesor Watson.

“Si estos errores no se corrigen, los ODS podrían sin saberlo promover la destrucción del medio ambiente en nombre del desarrollo sostenible”.

Los ODS son un marco de 17 objetivos, 169 metas y 247 indicadores adoptados por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2015 para reemplazar los Objetivos de Desarrollo del Milenio vencidos.

Se promocionaron como una mejora importante, en parte debido a la integración del entorno en todo el marco.

Sin embargo, un estudio realizado por investigadores de UQ, la Universidad Nacional de Singapur, la Universidad de Melbourne y la Universidad del Norte de Colombia Británica encontró una marcada discrepancia entre los ODS y el progreso real hacia la conservación de la biodiversidad.

“Evaluamos el desempeño de cada país en un conjunto prescrito de indicadores y los comparamos con otras medidas independientes y bien establecidas de protección ambiental”, dijo el profesor Watson.

“Descubrimos que, en general, solo el siete por ciento de las correlaciones entre los indicadores de los ODS y los indicadores externos de biodiversidad y protección ambiental fueron significativamente positivos”.

“De manera alarmante, el 14 por ciento de las asociaciones son negativas y la mayoría, o el 78 por ciento, no son significativas, lo que sugiere que muchas de ellas no reflejan adecuadamente el progreso hacia los objetivos de conservación ambiental”.

“Por ejemplo, un ODS en particular, el desarrollo de infraestructura de calidad, confiable, sostenible y resistente, atraviesa los tres pilares del desarrollo”, dijo.

“Pero sus indicadores priorizan los problemas sociales y económicos al enfocarse en la accesibilidad de la población rural y los volúmenes de pasajeros o carga, sin tener en cuenta los impactos ambientales dañinos del desarrollo de dicha infraestructura”.

La investigación también encontró que con las crecientes tasas de eventos climáticos extremos y amenazas asociadas con la población humana en expansión, la discrepancia entre estas tendencias y los resultados de los indicadores de ODS relacionados con el medio ambiente fue clara.

“En los últimos 50 años, las amenazas a la naturaleza se han acelerado a nivel mundial, dando lugar a cambios en más del 75 por ciento de la superficie de la Tierra y la disminución de la población en más de un millón de especies”, dijo el profesor Watson.

“Esperamos que estas amenazas empeoren en los próximos años; los ODS deben priorizar la protección del medio ambiente sobre el desarrollo socioeconómico”.

Los investigadores quieren que se revisen los indicadores.

Conclusión

“En la agenda 2030, se debe poner mayor énfasis en la recopilación y cuantificación de datos, tanto temporal como espacialmente, o en el desarrollo de indicadores compuestos más confiables dentro del marco existente”, dijo Zeng Yiwen de la Universidad Nacional de Singapur.

“Si bien los ODS han provocado un resurgimiento en la necesidad de equilibrar el desarrollo económico y social con la protección de los recursos naturales y la biodiversidad, los datos recopilados hasta el momento no reflejan este equilibrio”, agregó. Todavía no está claro cómo será nuestro futuro sostenible. Actualmente somos mucho más conscientes de la difícil situación del mundo en desarrollo y de lo que enfrenta nuestro planeta, ya que ahora observamos los desastres naturales y antrópicos y los efectos que pueden tener en los ecosistemas y en la población humana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *