Nada Cambio; Newells volvió a jugar muy mal y perdió ante Velez

Justificar el partido de Newells con aquella oportunidad a los 35´ del segundo tiempo desperdiciada por Maxi Rodríguez es quedarse con un análisis muy pobre. La lepra expuso en el campo de juego del Amalfitani todas sus limitaciones. Newells fue un equipo librado a su suerte, sin plan y sin identidad. Toda responsabilidad del técnico que parece estar cada vez, más confundido.

Newells debutó en el torneo oficial visitando Liniers para enfrentar al siempre complicado Velez.  Para la lepra la primera asignatura era mejorar la insulsa imagen dejada en la Copa Maradona. Para Kudelka el desafío era darle respuesta a los cuestionamientos de los hinchas con una buena producción de su equipo.

Nada de eso sucedió en el comienzo del partido, Newells intentaba manejar el ritmo del partido pero con una excesiva dosis de lentitud en la mitad de la cancha. Flojo arranque de Cacciabue y Brian Rivero que poco ayudaban a Pablo Pérez en la recuperación del balón.

En un partido parejo sin muchas situaciones de riesgo y con el condicionante de la lluvia que hacia las cosas fueran más difíciles para el control de la pelota, el local se mostraba mas decidido a plasmar un dominio en la cancha.

Newells quedaba demasiado partido en el campo de juego, Marcioni y Scocco estaban demasiado lejos de los volantes y la poca participación del juvenil Castro en la creación impedía que la lepra progresara en campo contrario.

El equipo de Kudelka carecía de cambio de ritmo, no había atrevimiento de los volantes para romper líneas. Velez aviso con dos cabezazos de Ricardo Centurión que se encontraron con el travesaño ante un Aguerre vencido.

A los 34´ el local abrió el marcador, Ortega jugo la pelota a espaldas de un flojísimo Nadalin, centro para que Lucero de cabeza le ganara a Cabral y derrotara a Aguerre que entregó una pobre respuesta ante el frentazo del delantero.

Con el 1 a 0 en contra, Newells intentó una reacción, se animo Castro a encarar a los rivales y la lepra pareció reaccionar. Fue solo un  espejismo porque el rojinegro se fue al vestuario mirando al piso por la endeble puesta en escena que había entregado. Solo el voluntarioso Marcioni se salvo de la crítica. Newells se pareció al peor Newells, nada había cambiado.

El complemento mostró a un Newells mas decidido a disputar el partido, duro 10 minutos. La expulsión de Pablo Pérez terminó de derrumbar las esperanzas de la lepra.

Lo que quedó del partido fue para profundizar los problemas de Newells, un equipo sin norte, sin idea clara, la confusión de sus jugadores denunciaba en el terreno evidenciaba la total ausencia de estrategia.

Velez se refugio y espero el final del partido ante un equipo inofensivo al cual le costaba un montón acercarse con peligro a Lucas Hoyos. La jugada mencionada de Maxi Rodríguez quien la tiro por arriba del travesaño desde inmejorable posición fue lo único rescatable. Muy poco, casi nada, para un equipo que pretende ser protagonista.

Newells volvió a decepcionar, como en gran parte del torneo anterior, lo complicado es que no se avizora ninguna mejoría, a Kudelka se lo ve extraviado en su laberinto como el coronel del cuento de García Márquez. Mientras Newells acumula malos rendimientos y el crédito del entrenador empieza de a poco a agotarse..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *